Tarde para no olvidar en Antequera donde Andy Cartagena Diego Ventura dejaron más que claro, que mientras estén en los ruedos, su presencia en Antequera debe ser obligatoria; dando una lección de rejoneo, toreo y doma que pusieron el listón muy alto a un Andrés Romero que sigue creciendo y mejorando en su nueva presencia en la ciudad de los Dólmenes.

Jorge Buendía se estrenaba al frente de la Plaza de Toros de Antequera tras los problemas con la empresa que se aventuraba en marzo a dibujar un año redondo, así como Francisco Fernández debutaba como presidente, empezando exigente en la primera oreja de Cartagena para luego sentir al público que en los tendidos pedía más trofeos, concediendo finalmente un rabo y ocho orejas.

Cambios en el coso taurino e inicio de una feria con dos festejos, con los rejones para abrir y la espera de este domingo, donde la única corrida de toros de a pie será de estilo goyesco con Morante, Manzanares y Fortes, que sustituye a Cayetano.

 

Los rejoneadores lo dieron todo de nuevo en Antequera

Se lo perdieron quienes esta vez no llenaron los tendidos, cerca de tres cuartas partes de entrada. Los maestros y los caballos lo dieron todo, y los toros no desentonaron en conjunto. Amenizó el festejo, la Banda de Música Vera Cruz de Almogía.

Tras 26 años, José Luis Viera no presidía el festejo y se estrenaba Francisco Fernández, quien en su primera decisión, se mostró recto, en su lugar, exigente a la hora de dar trofeo como se requiere entre lo entendidos. Para abrir cartel, un Andy Cartagena que empezó para darlo todo, muy acertado con el rejón de castigo y las banderillas, ofreciendo distintos recursos con ellas y los remates al quiebro.

Logró un buen colocado rejón de muerte en una estampa singular con el toro con la cornamenta hincada en la arena y él con de la yegua Bruja humillada, esperando dos orejas, tras la insistencia del público, pero se quedó en una en la primera decisión comprometida de un presidente que se enfrentaba al público. Cartagena se fue con la seguridad que con el segundo conseguiría salir a hombros.

Y así fue, aunque su segundo fue más flojo, tiró de torería y arte de doma sobre su amplio y excelente grupo de acompañantes. Con Luminoso, creó una verticalidad que nadie esperaba poniéndolo a dos patas, el ya conocido como "centauro" puso al público en pie cuando realizó dicha maniobra y fue casi caminando desde en centro hasta la puerta de caballos. Y con Pinta, en el remate final, seis banderillas y tres cortas en total que se convirtieron tras el rejón de muerte en dos orejas y rabo, que premiaban a la vez el primer toro. Vuelta al ruedo y aplausos de un público entregado. 

Diego Ventura buscó sacar todo lo posible a su lote, a pesar de empezar con una res floja, dejándole clavado en dos intentos de ponerle su primera banderilla, aunque posteriormente ajustó con maestría para sacarle una espléndida tercera banderilla al quiebro. Con Bronce remató con un trío de banderillas cortas, terminando con un único rejón de muerte y una oreja.

Y en su segundo, empujado por los logros de Cartagena que recuperó el éxito perdido tras cuatro años sin venir a su "segunda" casa, buscó cómo sacar lo mejor de sí ante un toro mejorado y al que lidió a la perfección montando a Lambrusco, recibiendo con la garrocha como ya es costumbre y agradece el público.

Momento memorable arrastrando al toro con Nazarí por todas las tablas y con Dólar, el delirio, en el momento que le quita el bozal y soltó las riendas y puso un antológico par a dos manos que puso a la afición en pie, rasgando casi sus vestiduras, contento con su trabajo. Fue la mejor faena de la tarde y dos orejas que le abrían también la puerta grande.

Por último, Andrés Romero, que no solo tuvo que enfrentarse  sus toros, sino a la más que maestría y veteranía de Cartagena y Ventura, estando en su sitio y mejorando con creces su última actuación en Antequera. Al primero le sacó todo lo que pudo, arrastrándolo a las tablas y con banderillas impecables con Guajiro y Chamán. Mató bien en un rejón que entró hasta el fondo, aunque sin partirse, saliéndose, pero siendo suficiente para lograr una oreja y estar al nivel de la tarde de rejones.

Y cerrando la tarde, tras el delirio con sus compañeros de cartel, recibió al toro en chiqueros con la chaquetilla al arrastre, pero salió un toro parado en sus inicios, al que consiguió lidiar con numerosos adornos y toreándolo arrastrándolo a tablas, revolviéndose sobre sí mismo muy pegado y valiente mostrando una gran técnica. Consiguió una oreja y acompañó a los otros dos rejoneadores por la puerta grande.

Ficha del festejo
Ganadería: Toros de Luis Terrón (flojos en su mayoría, destacando el primero ‘Asociado’).

Rejoneadores: Andy Cartagena: rejón de muerte y oreja; rejón de muerte y dos orejas y rabo. Diego Ventura: rejón de muerte y oreja; pinchazo, rejón de muerte y dos orejas. Andrés Romero: rejón de muerte y oreja; rejón de muerte y oreja.

Incidencias. Primera de abono en Antequera. Dos tercios de entrada con calurosa tarde presidida por Francisco Fernández Gómez estando firme y acertado en su conjunto en su estreno. Le asesoraron Francisco López y Ángel Caracuel. Delegado gubernativo, Javier Rivera.

Más información, edición impresa sábado 1 de septiembre de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).