Julio Aparicio y José María manzanares salieron a hombros, tras cortar una oreja en cada toro de sus lotes, en la primera de abono de la Real Feria de Agosto de Antequera, la llamada "Corrida del Arte".

Se lidiaron seis toros más un sobre, de la ganadería de "Murube", bien presentados, nobles, pero sin casta ni fuerzas, correspondiendo el peor lote a Morante de la Puebla, que completaba la terna. Su primer toro fue pitado en al arrastre. Tres cuarto de entrada cortitos.

JULIO APARICIO, que acusa estar aún en proceso de recuperación, derrochó ganas, valor y arte. Mostrándose artista con el capote, especialmente en una tanda de verónicas y en dos pases "de frente por detrás" prodigiosos. Cuidó a sus toros con los picadores y las banderillas, para exprimir los pocos pases que tenían a base de ganas y valor, logrando excelentes tandas con ambas manos, para matar a ambos de dos buenas estocadas. Una oreja en cada toro.

MORANTE DE LA PUEBLA, corrió con el peor lote, de manera que pese a sus ganas de agradar no pudo hacer más que… eso derrochar ganas. En el primero, que dio la sensación de no ver muy bien con el ojo derecho, abrevió al ver que no podía hacer nada. Aplausos a la voluntad. En el segundo, salió a por todas y estuvo artista como él sabe con el capote, que movió con lentitud prodigiosa en verónicas y chicuelinas. Tras dos refilonazos del piquero, pide poner banderillas, en clara demostración de sus ganas de corresponder al público, siendo muy aplaudido. Pero hasta ahí aguantó el toro, que se quedó parado, reservón. Mató de buena estocada y se pidió la oreja que el usía negó.

JOSE MARIA MANZANARES, no hizo nada con el capote, cuidando al toro para que le permitiera hacer faena. El toro se para y el presidente lo cambia por el primer sobre de la misma ganadería. Al que salió en su sitio, le hace una buena faena con el capote, por verónicas y chicuelinas. Con la muleta estuvo majestuoso por la lentitud que imprimía a los pases, sobre todo con la mano derecha pues por el otro pitón el toro no iba. Aún así fue jaleado, matando de una estocada que hizo rodar al toro sin puntilla. El público le pide dos orejas pero el presidente sólo otorga una. En el segundo, otro toro flojo, Manzanares demuestra sus conocimientos para sacarle vistosos pases con el capote y con la muleta, breve pero muy valiente y artista y lento, muy lento. Otra gran estocada rubrica su faena, cortando la oreja que le permitía salir a hombros de la Plaza, con Aparicio, mientras la Plaza puesta en pie aplaudía a Morante.

En el burladero municipal, estuvieron presentes el alcalde Ricardo Millán acompañado por Carmen Calvo, la pregonera Rosa Miranda, el artista Antonio Alamilla o el Delegado Provincial de Cultura en Málaga. Además, como anécdota, se estrenaron en Antequera un escuadrón de clarines y timbales pertenecientes a la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Cautivo de Málaga.