“Llama la atención que una ciudad con tantos habitantes y con un equipo en Tercera División no tenga un filial donde dar cabida a los jugadores que salen del juvenil, para que puedan seguir formándose en la categoría senior”. Óscar García (Antequera, 17 de marzo de 1994), es uno de los pilares sobre los que se sustenta la Unión Deportiva Torcal, equipo que “da cabida a los jugadores de Antequera que se han quedado sin posibilidad de disfrutar del fútbol al llegar a senior”.
Con Vicente Ortiz como líder visible de una Unión Deportiva Torcal, que se fraguó el 9 de agosto de 2007, Antequera cuna del deporte de 2018, es de las pocas ciudades que puede presumir de tener dos equipos jugando en la categoría senior. Uno milita en Tercera División y el otro en Segunda Andaluza.
 
De la Unión Deportiva Torcal forma parte Óscar García, un chaval de 23 años que jugó durante ocho años en la cantera del Antequera hasta finalizar su etapa como juvenil. En ese momento le dieron la “oportunidad de hacer las pruebas con el primer equipo pero no pude hacerme hueco en él”.  
 
Sin sitio en el equipo de su ciudad, probó suerte en el senior del Archidona Atlético, donde estuvo tres temporadas, “consiguiendo un ascenso histórico a Primera División Andaluza”.
 
A partir de ahí, tuvo que realizar un parón debido a sus estudios de Medicina Regenerativa en la Universidad de Granada, por incompatibilidad horaria hasta enero de 2017, momento en el que se incorporó a la disciplina de la Unión Torcal, equipo con el que pretende “seguir disfrutando del fútbol con compañeros de toda la vida, siempre que mi etapa profesional me lo permita, y aportar mi granito de arena para conseguir el ascenso”.
 
Su equipo ocupa la cuarta plaza con 41 puntos a falta de doce encuentros para concluir la Liga en Segunda Andaluza, División Málaga, y por potencial de plantilla y estilo de juego se postula como serio candidato para subir a Primera Andaluza. 
 
“Tras una primera vuelta muy buena, ahora hemos cosechado tres encuentros sin ganar contra rivales directos donde tanto las lesiones de varios jugadores clave como las dificultades para entrenar en nuestro campo a un horario decente nos han perjudicado”. 
 
Pero, “a pesar de eso seguimos en puestos de ascenso y estoy seguro que vamos a recuperar la dinámica de victorias que teníamos”, matiza Óscar. 
 
Mensaje claro, para un equipo que transmite sobre el campo, a parte de buen juego, valores tan importantes como el compañerismo y la unidad.
 
“No se nos ha dado la oportunidad...”
Óscar guarda gratos recuerdos de su etapa en la base del Antequera, pero considera que el Club, donde comenzó por vez primera a jugar a fútbol, no apuesta mucho por su cantera: “En cierto modo no se nos ha dado la oportunidad de seguir en el club donde hemos jugado toda la vida, viéndonos obligados a desplazarnos a equipos de otros pueblos, cuando muchos ascensos los hemos conseguido estas últimas generaciones”
 
“Resulta llamativo que apenas cinco jugadores de la actual plantilla hayan dado el salto desde el equipo juvenil al primer equipo, quizá sea señal de que la directiva prioriza gastar sus fondos en buscar jugadores de fuera antes que darle la oportunidad a chavales de la cantera o generar un filial donde puedan seguir formándose antes de intentar dar el salto al primer equipo”. Más información, edición impresa sábado 10 de marzo de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).