José Crispín Arriaza Leiva (Málaga, 10 de junio de 1978), más conocido como ‘Crispi’ es el veterano cierre de la UMA Antequera que luce por séptimo año consecutivo la armadura universitaria, cogiendo el testigo de José Antonio Borrego ‘Tete’, asumiendo la capitanía esta temporada. El malagueño es una pieza clave a la hora de ayudar a los más jóvenes a adaptarse a la dinámica de juego que Manuel Luiggi Carrasco ‘Moli’ quiere implantar dentro de la escuadra universitaria.
Que la tropa verde marche a gran ritmo por los diferentes pabellones deportivos de la Segunda División sin notar la ausencia de José Antonio Borrego ‘Tete’, su eterno capitán y máximo referente del club durante años, se debe en gran medida al buen hacer de José Crispín Arriaza ‘Crispi’. 
 
El veterano cierre se ha convertido con el paso de las jornadas en una prolongación de Moli sobre el parqué. El malagueño aporta experiencia a un equipo que siempre destaca por la juventud de sus jugadores: “La filosofía de la UMA es conseguir jugadores universitarios que prioricen los estudios y sean compatibles con el deporte de la alta competición, y a partir de ahí, trabajar para ser competitivos, fomentando el ‘fair-play’ y luchar por nuestro objetivo, que no es otro que meternos en play-off”.
 
Precisamente, Crispi es responsable de haber inculcado ese ADN ganador a una renovada plantilla que no comenzó la temporada con buen pie, pero que con el paso de las jornadas, sin renunciar en ningún momento a su filosofía de juego, ha ido mejorando hasta conseguir meterse en la zona noble de la tabla antes del parón navideño: “El equipo ha seguido la misma línea de ser competitivo, trabajar bien en defensa, manteniendo un ritmo alto en todos los partidos”.
 
“Esa ha sido la clave para conseguir sumar tres puntos contra el Betis, sacar un importantísimo empate contra Valdepeñas” y plantar cara al líder: “Aunque frente al filial del Pozo acabamos perdiendo, el equipo peleó hasta el final. Tuvimos bastantes ocasiones de gol... la pena fue no estar acertados de cara a puerta para rascar algún punto”, matiza el capitán de los universitarios.
 
“Dejarme la piel en cada partido que juego”
 
Crispi, es un jugador de los de la vieja escuela, de los que piensan que “no todo vale para ganar”, el maestro de ceremonia perfecto para “transmitir los valores del club a los más jóvenes”.
 
Con la experiencia de haber jugado en la élite del fútbol sala español y haber conseguido el ascenso con Leis Pontevedra hasta en dos ocasiones, a sus 39 años, ‘Crispi’ tiene como reto antes de retirarse conseguir subir a Primera División con el equipo universitario: “Mi sueño es ascender a la UMA Antequera y devolverla al lugar que se merece”
 
Todo un ejemplo a seguir, que intentará batir este sábado 23 de diciembre a partir de las 17 horas otro récord con la UMA Antequera, cerrando este 2017 con pleno de victorias en casa en el derbi andaluz frente a Itea Córdoba: “Es nuestro último partido de este año en el Argüelles, donde nos estamos mostrando bastante fuertes, con confianza, en la misma línea de trabajo de competir bien y estar concentrados... creo que con eso sumado a la ayuda de nuestra afición, conseguiremos los tres puntos, que son fundamentales para estar arriba en la clasificación”Más información, edición impresa sábado 13 de enero de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).