María Moreno Portillo, natural de Antequera, con tan solo 17 años juega de Alero en la categoría juvenil del Club Baloncesto Torcal. Lleva desde el colegio practicando este deporte y confiesa sentirse cómoda tanto en la posición de alero, como de escolta. Aunque no tiene ningún ídolo como tal sus máximos referentes son Sergio Rodríguez ‘El Chacho’ ahora en el CSKA de Moscú  y Ricky Rubio del Utah Jazz. Sueña  con poder compartir pista con ellos. 
Fiel seguidora de Club de Baloncesto Unicaja y una de las personas más enamoradas del deporte en general y del baloncesto en particular. Su nombre, María Portillo Moreno, antequerana de 17 años que defiende la posición de alero, normalmente, y escolta cuando el entrenador lo ordena, pero sin ningún inconveniente. 
 
Forjada en el equipo del instituto San Francisco Javier La Salle-Virlecha, María comenzó su andadura en el baloncesto con 13 años, cuando estaba cursando segundo de Educación Secundaria Obligatoria. 
 
Asegura que se decantó por la canasta durante las clases de educación física del colegio cuando su profesor le vio cualidades para este deporte y no dudó en hacerle una petición. “Un día jugando al baloncesto como actividad de clase, el profesor, que es el entrenador del club de baloncesto en el que juego ahora, me preguntó que si quería apuntarme,  acepté y a partir de ahí amo el baloncesto”.
 
Aunque no le viene de familia, ya que nadie se ha dedicado en ella al baloncesto profesionalmente, confiesa que a su madre le inquietaba cuando era pequeña y “me acompaña siempre a todos los partidos que puede”. No obstante, desde el día que, por su propia voluntad, decidió formar parte del Club Baloncesto Torcal toda su familia la anima a perseguir su sueño.   
 
Un equipo muy unido dentro y fuera de la pista
 
“Desde mi punto de vista, en general nosotras nos vemos muy fuertes como equipo ya que a parte de entrenar y jugar en los partidos juntas, también somos amigas fuera de la cancha y eso se nota mucho después en los resultados”. 
 
La joven jugadora asegura que está pasando por “un buen momento dentro de su corta carrera deportiva”, aunque sostiene que todavía tiene mucho margen de mejora: “Me queda todavía un gran camino por recorrer y muchos entrenamientos a los que ir, con esfuerzo y constancia todo se consigue”. 
 
Además, no duda en pronunciarse ante la desigualdad, aún persistente en pleno siglo XXI en materia deportiva: “Lo nuestro es un equipo femenino y lo normal es que siempre haya mucho más público en el masculino, algo que nos da mucha pena ya que esto no debería seguir pasando así”. 
Finalmente, declarado como “equipo exigente”, María tiene claro que el principal objetivo que el grupo persigue y perseguirá es “conseguir ser primeras de Málaga ya que el año pasado lo logramos y queremos volver a tener ese título con nosotras”.

María se considera una jugadora constante en los entrenamientos y es por ello por lo que en verano fue convocada al torneo 3X3 de la provincia de Málaga y al disputado en Osuna en el que se hicieron con la primera posición. Con sus primeros pasos en este deporte tiene algo claro: “Deseo poder jugar en un equipo oficial de primera”. Más información, edición impresa sábado 23 de diciembre de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).