Una de las empresas referente en el sector de la fontanería es la de la familia de Vicente Burgos en la que puede depositar su total confianza a la hora de realizar sus revisiones e instalaciones de gas para no llevarse sorpresas inesperadas y así evitar problemas que luego pueda lamentar. 

Con Vicente Burgos hablamos de los inicios de la empresa con su padre, el reconocido fontanero Vicente Burgos Ligero: “Llevo desde los 18 años, es decir 29 años trabajando. Cuando terminé la mili empecé con mi padre porque necesitaba ayuda. Me inicié como aprendiz, barriendo el taller, cobrando facturas, recogiendo materiales...”, explica. “Al principio mi padre no quiso tenerme junto a él y me puso con Antonio Sarsa, uno de los mejores fontaneros que ha habido, ahora fallecido, que fue el que me enseñó el oficio... Mi padre llevaba el tema de carpintería metálica y las instalaciones de gas”, concluye Vicente. 
 
Sobre su primer día de trabajo en la calle, Vicente nos relata: “Fue en un trabajo en un tejado en Cuesta de la Paz. Yo llevaba las herramientas... Después con el paso de los años me quedé solo a raíz de un accidente que sufrió mi padre donde se vio obligado a darse de baja ... Cuando volvió se quedó como empleado mío ya que en su ausencia la empresa pasó a mi nombre”. 

La situación del sector en Antequera
Tras unos tiempos de crisis económica bastante acuciante, Vicente nos da su opinión personal de cómo ve en la actualidad el sector de la fontanería: “A mí no me falta el trabajo, pero se ve que existe mucha competencia desleal. Aún así ahora somos tres en la empresa y no paramos gracias a Dios”.

“Por otro lado, el dinero se mira mucho y no se hacen tantos trabajos como antes. Lo hacen como última opción cuando no queda más remedio o reparan la avería y salen del paso. Evidentemente la crisis económica ha tenido mucho que ver, aunque ahora se haya remontado un poco”, finaliza.