Tras una vida profesional intensa José Arjona Royán se ha jubilado tras 33 años trabajando en Zapatillera Cumbre donde comenzó de administrativo. Con José Arjona hablamos de cómo fueron sus inicios en la empresa: “Después de estar tres años trabajando en la Caja de Ahorros de Antequera sustituyendo a personal y viajando vi que no me compensaba y Celedonio Vallejo me introdujo en Zapatillera Cumbre a través de Amable Morán Martínez”. Sobre sus primeras funciones Arjona nos dice: “Empecé de administrativo en Distribuciones Cumbre S.A que compraba y distribuía calzado en casi toda Andalucía”.
 
La empresa con el tiempo fue evolucionando y Arjona comenzó a asumir otras responsabilidades: “De 2009 a 2014 fui gerente de la empresa, hasta que en el 2014 se hicieron cargo los hermanos Morán y lo convirtieron en David Morán donde volví a ser administrativo hasta mi jubilación”.
 
Una dilatada trayectoria profesional que da para mucho, pero de todos estos años José Arjona se queda con: “El trato personal que han tenido siempre conmigo, tanto los hermanos Molina como Amable Morán Martínez como ahora los hermanos Morán. Muy contento con el trato tan exquisito que han tenido conmigo”. 
 
El homenaje a José Arjona
“La empresa con los hermanos Morán al frente me dieron el despido más bonito que se le puede dar a una persona. Lo celebramos mediante una cena donde Amadeo Morán me hizo entrega de una placa por mi recorrido profesional... son cosas que se te quedan señaladas y me agradó mucho. Aparte mis compañeras me regalaron dos entradas para ver un partido del Barcelona, así como un viaje para mi mujer y para mí para ir a Córdoba durante el mes de mayo”, explica Royán. 
 
La nueva vida de José Arjona 
Tras la jubilación, ahora es todo distinto y hay que acostumbrarse a los nuevos hábitos de vida: “Lo primero que hago con mi pequeño portátil es leer la prensa y ver las noticias que por la mañana se producen. Después salgo a andar y voy con mi mujer de compras al supermercado y casa a almorzar. La tarde la invierto a caminar más y compartir el tiempo con mi mujer”. 

En cuanto a sus proyectos personales, Arjona nos dice: “Tengo pendiente con mi mujer varios viajes porque no lo he podido hacer antes por falta de tiempo y después ver crecer a mi nieta Alba que vive en el Rincón de la Victoria y tienes 3 años”. Un merecido descanso para un trabajador incansable.