Las Fiestas Patronales de Antequera culminaron el miércoles 16 de Septiembre con la Función Votiva a Santa Eufemia, donde los cabildos civiles y eclesiásticos cumplieron el voto perpetuo que le realizaron a la Patrona, tal día en 1410, siendo ya 610 años de la misa más antigua que se celebra en Málaga.

 

Presidía en su camarín la imagen que realizó Andrés de Carvajal en 1757, vestida como en el Triduo, con limbo dorado, palma de oro (tallada por Bartolomé García y dorada por Cristina González), así como pecherín y puños de encaje de oro, ribeteados en negro, que lució en 2017 como luto por el fallecimiento de Ángel Guerrero, hermano mayor honorario de la Hermandad.

Presidiendo el Ayuntamiento, su alcalde, Manuel Barón, que realizó la monición de entrada; así como participaron la teniente de alcalde Elena Melero del equipo de gobierno del PP y los portavoces del PSOE, Francisco Calderón; y el de Ciudadanos, José Manuel García Puche.

La Eucaristía con misa propia de la Santa, fue presidida por el párroco de Santiago y San Pedro, Francisco de Paula Baquero; concelebrada por el trinitario Ángel García, y los carmelitas Juan Luna y Antonio Jiménez.

Por parte de la Hermandad, su hermano mayor Antonio José Guerrero, quien tuvo al lado a la presidenta de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, María Trinidad Calvo. Se ocuparon los bancos de la iglesia y del coro bajo, guardando las medidas de seguridad por la pandemia.

Musicalmente cantó en varios pasajes de la misa, la soprano antequerana Ana Dolores Sánchez, quien lo hizo desde la tribuna de la capilla mayor, en homenaje a las monjas Mínimas. En la celebración, se imploró protección y sanación de la pandemia a Santa Eufemia, así como se tuvieron presentes a todos los antequeranos fallecidos el último año, en especial en la época compleja de la pandemia.

Se tuvo recuerdo para la que fuera Madre Superiora Mercedes Pérez y el trinitario que fue capellán de las monjas desde 2010 a 2018, el trinitario Domingo Reyes, quien presidía las misas en el templo.

 

 

Presencia de un cáliz profanado en Irak

Ana María Aldea Coronado, de la Fundación Pontificia “Ayuda a la Iglesia Necesitada” expuso el testimonio del cáliz profanado en Irak, que está recorriendo la Diócesis de Málaga y eligió Antequera por la festividad de Santa Eufemia, mártir de su época de la fe.

Este cáliz era utilizado por los yihadistas como diana para afinar la puntería. Lo que no se imaginaban es que éste volvería a ser consagrado y llevado por muchos lugares del mundo para celebrar con él. “Con ello, queremos hacer visible una realidad que a veces vemos a través de la televisión, pero no somos conscientes realmente de lo que estamos viendo”.

Por último, se bendijo con el Santísimo a los presentes y se llevó a la puerta de la iglesia para dar su bendición a la ciudad ante la pandemia.

 
 
Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 19 de septiembre de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).