Tampoco habrá procesiones de las patronas, ni los Remedios ni Santa Eufemia, por lo que serán los devotos y el pueblo quienes procesionen en peregrinación solitaria y respetando las medidas sanitarias, quienes acudan a sus templos.

 

En la calle Infante don Fernando, la Virgen de los Remedios bajó de su camarín anual a los pies del Altar Mayor, donde luce saya y manto que dicen que llevó en las epidemias del siglo XVIII para implorar por la sanación del mundo.

Entrar al templo nos recuerda las palabras del catedrático Juan Manuel Moreno García: “Aceptamos el origen de la imagen traída por el Apóstol Santiago y entregada en manos de Fray Martín de las Cruces a las puertas del modesto convento de Las Suertes “Aquí tienes el remedio de tus fatigas y el remedio para la Ciudad de Antequera” (momento que recoge el ático del retablo mayor). Con este mensaje se inicia un largo e ininterrumpido proceso de manifestaciones populares hasta que la imagen es colocada en uno de los lugares más céntricos del mapa urbano de Antequera y se le erige un templo de evidentes valores estéticos.

 

Así se presenta la Virgen en 2020

Patrona de la Ciudad desde 1546 ha vivido épocas diversas por circunstancias históricas, sociales o sanitarias como la pandemia de este 2020 que quedará reflejada para el futuro. Ante ello, la Esclavitud de los Remedios que preside Juan Manuel Díaz García, decidió no procesionar, pero sí desarrollar sus actos en su templo.

“Le pedimos que nos ayude y que pase pronto esta pandemia”, exhorta Díaz García. “Es complicado  abrir el templo para desinfectar y las limitaciones de aforo, pero teníamos que dejar al devoto que venga a sus pies”.

De cara a este martes 8 de septiembre, fiesta local, invita a “los antequeranos que acudan por la mañana a realizarle una ofrenda floral de 9,30 a 14 horas y, ya por la tarde, la iglesia estará abierta desde las 17 horas hasta terminar la misa, que comenzará a las 20 horas”.

Antes, desde el domingo 30 y hasta este lunes 7 de septiembre, se ha desarrollado la novena que comenzó a las 20 horas, “abriéndose el templo unos minutos antes” y la Eucaristía se celebra a las 20,30 horas. El Sol de Antequera transmitió la misa del fin de semana pasado, así como lo hará este fin de semana y el día 8.

El primer día fue presidida por el salesiano Francisco Fernández Mármol; el lunes 31, el capuchino Juan Jesús Linares; el martes 1, el salesiano Félix Martín Calderero; el miércoles 2 por el antequerano Lorenzo Orellana y el jueves 3 por el párroco de San Juan y San Miguel, Tomás Pérez Joncosa.

Este lunes a las 12 de la noche, celebración del inicio de la festividad con liturgia de la Palabra, oración a cargo de Manuel García de la Vega y rezo de la Salve. La camarera Pilar Muñoz Blázquez nos explica que este año “hemos decidido colocarle la saya y el manto compañero del XVIII, que se supone es como la vestían cuando había epidemias en esa época. Se trata de un brocado en plata, verde agua. Los lazos de en medio están inspirados en el cuadro de la Alcaldía y en el de la Plaza de los Remedios. El manto se le puso cuando fuimos a San Miguel, pero la saya llevaba muchos años sin ponerse”.

La Corona es la de la Coronación y el bastón de mando  que lleva es del que fuera alcalde Jesús Romero. Además, uno de los ángeles a sus pies, porta una insignia en plata de la Esclavitud, hecha en Sevilla. El color de fondo en damasco blanco roto “es porque resalta más la Virgen y da la sensación que está en el Cielo y así es una forma de pedir su intersección”.

Ante la situación: “Ella va a remediar la pandemia como lo hizo en el XVIII. Aunque nos quedemos sin salir, lo importante es que estemos bien de salud. Ya podremos salir y más ganas en puertas del Centenario de la Coronación”. 

Las flores las ha colocado Fonsi Muñoz, a base de flores blancas con los tradicionales nardos, margaritas, lilium orientales, gerberas, lisianthus y yedra.

 
Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, los sábados 5 y 12 de septiembre de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).