El sábado 8 de septiembre de 2019 comenzó minutos después de la medianoche con oración y Salve a la Virgen de Los Remedios para festejar su festividad. Tras unas lecturas y peticiones, este año se encargó de rezar a la Virgen, a la cofrade del Valle de Abdalajís Rosa Lucas Santamaría, quien pronunció una sentida plegaria a los pies de la patrona Mariana de nuestra ciudad. El acto estuvo acompañado por la música del Coro Euterpe quienes interpretaron 'Bendita sin par' de Pedro Escobar y 'Salve Regina'.

Antes de comenzar, Rosa dejó a los pies de la Virgen de los Remedios una biznaga de plata por ser la primera de las Vírgenes Coronadas en la Diócesis de Málaga a la vez que realizó una oración muy especial. Tras ello y los saludos protocolarios comenzó su oración a la Patrona Mariana de Antequera remontándose hace 40 años con recuerdos familiares y su primer ‘encuentro’ con la Virgen de los Remedios: “Se acercaba el 15 de septiembre, festividad de los Dolores, día de mi Patrona vallestera y quería estrenar vestido para su Besamanos. Mientras esperábamos a mi padre para volver al Valle, al pasar por el pórtico de éste santuario y encontrar su puerta abierta, pasamos para hacer una visita al Señor. Recuerdo que me impresionó la grandeza de éste templo, su inmenso retablo, el olor a nardos de las ofrendas de flores y sobre todo me sorprendió la imagen de la Virgen en su camarín. Cómo podía Antequera, siendo una ciudad tan grande, tener como Patrona una imagen tan pequeña. Esa inocente curiosidad me llevó a acercarme a ti y ahí me miré por primera vez en tus ojos, Señora de los Remedíos”. 

A continuación, Rosa quiso transmitir lo prendada que quedó con la imagen y su mirada: “Al verte sobre tu peana, tan cercana y ante tu regia presencia, me di cuenta de tú grandeza. Me miré en tus ojos y ahí quedé yo de nuevo, prendida en tu mirada. En esa dulce mirada, que cada 8 de septiembre, sale al encuentro de la nuestra, para recordarnos a los que hace tiempo que ya no te visitamos, que sólo junto a ti, las penas son más llevaderas…”.

La cofrade del Valle de Abdalajís regaló a los presentes unas bellas palabras sobre el amor de nuestra ciudad hacia la Virgen de los Remedios: “Bienaventurada tierra ésta de Antequera, que desgranando misterios del rosario te reza, que amándote durante un año espera con certeza la llegada de un nuevo septiembre, para reencontrarse contigo. Antequera te ama, con un amor que no marchita. Eres su joya más venerada, rebosas dulzura. Remedios a nuestros Dolores, Remedios Soberana. Virgen coronada de belleza pura. Madre del antequerano que contigo sueña y que desde hace siglos proclama con fervores, que en ésta tierra mariana solo tú Virgen de los Remedios,  eres Reina, Patrona, dueña y Señora antequerana”.

También realizó una plegaria no dejándose atrás a ninguna de las vírgenes marianas y el patrón de nuestra ciudad: “Eres y serás por siempre Virgen de los Remedios, la mayor de las devociones antequeranas: Eres Auxilo de los cristianos, fuente de todo Consuelo y Esperanza de tus hijos antequeranos. Socorro de los afligidos que en ti siempre han creído. Eres Virgen de la Piedad, el pilar fundamental para vivir conforme a lo que Dios manda. La causa de nuestra alegría, Rocío gracia del peregrino romero. Virgen de la Paz, tan anhelada por este mundo. Soledad que sentimos por los que se fueron amándote. Eres tú Señora del Carmelo, el umbral que abre paso al cielo, el Mayor Dolor a los pies de la Vera Cruz. Y en tu Rosario, eres un sinfín de rezos y plegarias, bálsamo de penas en nuestras desgracias y amarguras. Por la inmensa devoción que te profeso y por vuestros Siete Dolores, muéstranos siempre a Jesús y danos la fe. Que cuando el hombre tiene fe, nunca está solo. Que nunca nos falte el Señor de la Salud y de las Aguas”.

Finalmente, pidió a la Virgen de los Remedios protección por todos aquellos que la veneran: “Virgen de los Remedios, dulce compañía de las familias que acoges bajo la suave caricia de tu regazo, dales a todas tu bendición para que enseñen a sus hijos a quererte con infinito amor. Ayuda a tu Hermandad, protégela de todo mal. Bendice a los que se fueron, a los que permanecen y a los que están por llegar. Que para ellos siempre fuiste y serás lo primero. Porque saben de corazón que lo importante es quererte. Todo por Ella y siempre para Ella”. Tras la entrega de un detalle a Rosa Lucas, el acto concluyó con la “Salve” cantada por los presentes en el templo de la patrona Mariana. 

Más información, edición impresa sábado 14 de septiembre de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).