La Semana Santa de Antequera de 2019 concluyó con la procesión del Señor Resucitado que este año contó con el extraordinario acompañamiento de la Virgen del Consuelo, que no pudo salir el Jueves Santo por la lluvia, la protagonista no deseada durante la Semana de Pasión.

Tras las celebraciones de la Vigilia Pascual en los conventos y parroquias de la ciudad, la noche anterior, el Domingo de Resurrección amaneció nublado y con la Eucaristía de 10,30 horas en el templo de San Juan de Dios, presidida por el arcipreste de la ciudad, el sacerdote Antonio Fernández, quien pidió a los cofrades sumar y no restar y priorizar la devoción a la imagen al ego personal.

Mientras tanto, las puertas de San Pedro se abrieron a las 11 horas para la salida de la Virgen del Consuelo, que pidió permiso para salir al no poder hacerlo el Domingo de Resurrección, como ya realizaran recientemente las del Socorro, Consolación y Esperanza y Mayor Dolor. Esta vez sin música ni el sol del Jueves Santo, pero con la joven devoción de los cofrades que la recibieron entre aplausos en su sobria salida. Bajó por Lucena y aguardó en Madre en Madre de Dios al cortejo procesional.

Tras la Eucaristía en San Juan de Dios, se organizó la procesión de la Agrupación de Cofradías, abierta por una cruz guía y los guiones de las cofradías de Gloria, seguidos por los de Pasión, cerrando el del órgano cofrade con su presidenta Trinidad Calvo al frente.

Seguían campanilleros de lujo, acólitos con dalmática y el trono del Resucitado de la Victoria, dirigido por Matías Ramos León. Tras el trono, la representación del Ayuntamiento de Antequera, con el alcalde Manuel Barón al frente, el concejal más joven Antonio García Mendoza portando el Pendón de la Ciudad y concejales del PP y PSOE.

Para cerrar, la Banda de las Flores de Málaga que no paró de interpretar marchas musicales. Y al llegar a Madre de Dios, saludo de todos los guiones y "encuentro" del Señor y su Madre, meciendo en el sitio y dando por completo la vuelta el Resucitado. El guión del Consuelo se colocó delante de la Virgen y emprendió la procesión Lucena arriba rumbo a San Agustín.

Más gente que años atrás en las aceras y al pasar por el Ayuntamiento empezó a a caer sirimiri, una ligera llovizna que obligó a aligerar el encierro del Resucitado y a cubrir con un plástico el manto de la Virgen del Consuelo, que como el Señor se volvieron ante la Virgen de los Remedios.

Los guiones abrieron pasillo y el Señor se despidió de su Madre dentro del cancel de San Juan de Dios, para seguir bajo palio por Infante, San Luis, Cantareros y subida por Lucena, hasta llegar a la Cruz Blanca, entrada en la Plaza de San Pedro y cánticos a la Virgen que entró de nuevo con una ligera llovizna que cerró las procesiones de la Semana Santa de Antequera en 2019. 

 


 
 
 
 
 
 

 
 
 

 

Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).