Desde 1988, el mal tiempo ha rodeado la mayoría de ocasiones a la Cofradía del Santo Entierro, que veía cómo salían las dos primeras y ellos se quedaban en su templo o les caía la lluvia por el recorrido. En 2019, ha cambiado la historia: los de Abajo y Arriba estuvieron a punto de no salir y desde las 22 horas, momento fijado para la salida, la Cofradía que preside Salvador Cruzado pudo salir sin ningún tipo de problema y luciendo su cortejo procesional, ordenado y con las luces apagadas, cerrando las procesiones del Viernes Santo en la Semana Santa de Antequera de 2019.
 
 
La Cofradía del Santo Entierro y de la Virgen de la Soledad realizó su salida procesional sin imprevistos, no tuvieron ningún problema, por lo que optaron por su horario e itinerario prefijado. Salieron puntuales sobre las 22 horas, formados desde dentro, creando una atmósfera sepulcral entre el silencio y las luces apagadas de la noche y la luz de las velas y pequeños focos de los tronos, mientras que se volvió a apagar el alumbrado público de las calles.
 
En primer lugar, la urna del Cristo del Santo Entierro, y después la Virgen de la Soledad, con el silencio como banda sonora predominante, aunque ambas imágenes iban acompañados de un instrumental.
 
Mientras la Paz y el Socorro llegaban a San Sebastián, ellos terminaban Cantareros, para atravesar la calle Infante don Fernando en el momento que concluían sus procesiones las dos cofradías que abrían el Viernes Santo.
 
Llegada a San Sebastián y subida por Zapateros
A su llegada a las puertas de la iglesia de San Sebastián, el arcipreste de Antequera realizó una oración, pasando los tronos por el interior de la plaza, entre la fuente y la iglesia.
 
Luego, ligera subida por Cuesta de Zapateros y complicado paso por la estrecha calle del Río. El encierro se produjo sobre las 2,45 horas, con más devotos y cofrades que años atrás, dando por finalizada una procesión en tiempo y hora. En cuanto a las novedades, la Virgen estrenó saya negra bordada en oro por el doctor José Rodríguez y su equipo de bordado.
 
Además, este año, Antonio García Arjona se estrenó como hermano mayor del trono de la Virgen, que ha logrado reunir a un gran número de hermanacos procedentes de la propia zona del barrio del Carmen, recuperando viejos hermanacos.
 
Un 2019 donde la Cofradía del Carmen no se tuvo que preocupar de la falta de hermanacos, de lo que hacían delante los de la Paz y el Socorro, ni del tiempo... simplemente realizaron su cometido: procesionar al cuerpo sin vida del Señor o acompañar a la Virgen de la Soledad. 
 
Se respiró un conjunto mejor que años atrás, con un cuerpo procesional ordenado, compacto, puntual y con dos buenos grupos de hermanacos dirigidos por Eduardo Villalón Alarcón y el citado Antonio Jesús García Arjona.
 
Ahora a esperar la Resurrección del Señor y que el barrio y el pueblo vaya cada año, respaldando más y mejor a esta barroca cofradía con sede en la iglesia monumental del Carmen.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).