La duda por el mal tiempo no incrementó la espera en la iglesia de Santa María de Jesús de Antequera, donde pese a suspender el Desfile de la Armadilla por la mañana y estar pendiente de un parte meteorológico a las 19 horas, se respiraba en el interior del templo que iban a salir en procesión este Viernes Santo de la Semana Santa de Antequera.

 

Tras las visitas matutinas donde los visitantes quedaron prendados de la Virgen del Socorro, que cambia cada año de saya, manto y corona, pero su vestidor, Gonzalo Ruiz de la Linde, con las directrices de su camerera, Marisa Alarcón González, consiguen buscarle algo distinto cada año, cautivando a quien va a verla.

 

Espera y decisión de salir

El cuerpo procesional se citó a las 18 horas en la iglesia-sede, donde el hermano mayor, Antonio Cabello Garrido, comunicó que se reunirían a las 19 horas para decidir qué hacer ante el riesgo de la lluvia, como la que estaba cayendo a esa hora en Antequera.

Tras el intercambio de impresiones, a las 19,43 horas comunicaban que sí saldrían, pero a las 20,15 horas en vez de a las 18,30 horas como tenían previsto, pero las precipitaciones les obligaron a aguardar. De nuevo, como en 2018, recortaron el paso por calle Herradores, Arco de los Gigantes y Rastro, para bajar directamente por Caldereros. 

Estaba llenó el Portichuelo, así como la bajada por las cuestas hasta llegar a San Sebastián, donde como la resto de cofradías del Viernes Santo, aguardaba el arcipreste Antonio Fernández para rezar ante cada trono.

Pero antes, salida de los tronos, dirigidos por José Rico Pérez al frente de la Cruz de Jerusalén (que cedió el "arriba" a la pregonera de la Semana Santa de 2019, Eugenia Acedo), José Antonio Reina Mayorga al mando del Nazareno y José Corbacho González al frente de la Virgen del Socorro.

Petalada en calle Lucena y entrada al recorrido oficial

Inicio por calle Infante don Fernando y bajada por calle Lucena, con lluvia, pero de las buenas, de pétalos... al pasar por la puerta de la Clínica 24 horas. Impresioante la fusión de pétalos rojos y blancos que cayeron sobre el palio e la Virgen. Abría el cortejo la Escuadra con Gastadores, Banderines y Banda de Guerra (Nuba) del Regimiento de Infantería Ligera Regulares número 52 de Melilla. Tras el Nazareno, la Banda de Cornetas y Tambores ‘Dolores Coronada’ de Álora y, como llevan ya 15 años, tras la Socorrilla, la Banda de Música Villa de Otura.

Ya en Cantareros, como les pasó a los de la Paz, menos gente, en el momento en el que pasa desde hace años, con frío en la calle tras el mal tiempo. Entrada en la calle Infante don Fernando, vuelta completa en la puerta de la Virgen de los Remedios, paso por tribuna y al llegar a San Sebastián, los tronos aguardaban que los de Abajo terminaran sus vegas para comenzar las suyas.

Incompresión de cómo al menos no esperó la Virgen de la Paz, pero así lo decidieron y empezaron sus empinadas cuestas, con muchos problemas para subir por la cantidade de gente como años atrás.

Siempre nos quedará la "citarilla"

Al llegar a la citarilla, la Virgen de la Paz aguardaba y los tronos de la Cruz de Jerusalén y del Nazareno mecieron más despacio ese instante para despedirse de la Reina de Santo Domingo.

Y mientras que el tiempo y las cofradías buscan cómo recuperar el encuentro esperado (no se pudo celebrar como en 1944 pror primera vez hace 75 años ni como en 1994 que entraron juntas desde San Agustín), siempre nos quedará la citarilla. Si eso sentimos en esos segundos donde los hermanacos alzan sus horquillas, la gente anima y aplaude y las bandas interpretan melodías... ¿cómo era lo que se exaltaba en San Sebastián? Habrá que esperar un año más...

Terminaban las vegas y encuentro de los tres tronos en la puerta de su iglesia-sede, antes de dar terminada una procesión que no la pudo parar ni la lluvia que caía a la hora prevista para la salida... porque los cofrades sabían que este 2019, la Virgen del Socorro no se podían quedar dentro, y más el año previo a su 400 aniversario. 

Ahora a esperar al Domingo de Resurrección, donde a las 20,30 horas se celebra la misa especial que concluye los actos anuales y empiezan los del 2020, con grandes actos con motivo del cuarto centenario de la fundación de la cofradía que prevé actividades religiosas y culturales. ¡Nos espera un gran 2020!

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).