La probabilidad de lluvia no pudo con el Mayor Dolor en su Miércoles Santo en la Semana Santa de Antequera de 2019, por lo que la Cofradía que preside Trinidad Calvo decidió adelantar la salida una hora y media, saliendo a las 20 horas en vez de las 21,30 horas prevista; y acortar por Lucena, suprimiendo el paso por Encarnación, Calzada y Diego Ponce.

La alternativa a no quedarse en casa era regresar antes de las 12 de la noche, hora prevista para la lluvia, que cayó incluso desde las 23,45 en forma de sirimini que, luego, encerrados los tronos, cayó levemente en Antequera como se había previsto.
 
Acertó por tanto la hermandad al cambiar la hora y recorrido, en lo que más que un incoveniente fue un regalo a la ciudad por ver salir de día a la Cofradía que suele salir de noche desde su fundación y que vio cómo estaban llenas las aceras en sus primeras calles, con un majestuoso paso inicial por Infante don Fernando hasta San Agustín y bajada por Lucena con imágenes diferentes y para recordar.
  
 
 
Desfile y oración antes de salir en procesión
A las 19 horas partía el Desfile de la Armadilla desde el Paseo de María Cristina, dirección al céntrico templo de San Sebastián. Allí, antes de la oración de salida, la hermana mayor entregó el título de Hermano Mayor Honorario al general Juan Jesús Martín Cabrero, por tantos años vinculado con La Legión al Mayor Dolor.
 
Seguidamente, oración del arcipreste el sacerdote Antonio Fernández, quien pidió a los hermanacos que tuvieron en cuenta las gracias y peticiones de todos los devotos del Señor y la Virgen del Mayor Dolor.
 
Y pasadas las 20 horas, la cruz guía abría el cortejo por la puerta principal para comenzar la procesión, primero por San Sebastián para entrar en calle Infante don Fernando hasta llegar a San Agustín donde giró y bajó por Lucena hasta Madre de Dios. El Tercio “Gran Capitán” Primero de La Legión de Melilla abría la comitiva, seguido del guión presidencial con presencia del alcalde Manuel Barón, el diputado nacional Ángel González y los ediles Manuel Chicón y Deborah León, entre otros.
 
Seguían un centenar de penitentes con túnica y capirote negros y cinturón de esparto abriendo paso al trono del Señor del Mayor Dolor, dirigido por Jesús Díez de los Ríos Fuentes. Sus hermanacos lo fueron meciendo al ritmo de tambores de una pequeña representación de la Banda del Santísimo Cristo de la Verónica de Antequera.
 
Tras el trono --que finalizaba su pleno dorado por parte del artista local Miguel Ángel Bueno--, cientos de devotos alumbrando al Señor de Antequera en su Mayor Dolor. Seguían más penitentes, un centenar de niñas y mujeres vestidas de negro y con mantilla española y como con el primer trono, cuerpo de acólitas con dalmática.
 
Paso para el palio de la Virgen del Mayor Dolor, dirigido por el veterano Andrés Calvo Ruiz, cuyos hermanacos fueron meciendo al son de las marchas de la Banda de Música de Huétor Vega.
 
 
 
 
Anochece, encuentro en la Alameda y San Sebastián y ofrenda de bengalas
Desde Madre de Dios, ya prosiguieron con su recorrido común, pasando por Cantareros, San Luis y vuelta en la Alameda, donde ambas imágenes se "encontraban" por primera vez, ya que este año no hubo el primero de ellos al salir del templo.
 
Entrada en la calle Infante don Fernando, parada del Señor y media vuelta de la Virgen al pasar por el templo de los Remedios con aplausos de los devotos en las aceras, control de firmas en la puerta del Ayuntamiento y rumbo a San Sebastián.
 
Dudas de qué hacer como fin de la procesión al aproximarse las 12 de la noche, fecha prevista para el inicio de la lluvia y pese a la posiblidad de suspenderlo, al final el Señor espero a su Madre y fue por Ella, con vítores, aplausos y quema de bengalas rojas. Y empezó levemente a chispear y se aligeró la entrada de los tronos, estando ya dentro a las 12 de la noche.
 
Antequera no se podía quedar sin el Mayor Dolor y lo tuvo, antes que nunca (a la luz del día con salida a las 20 horas), con más gente como los buenos tiempos de la Semana Santa de Antequera (nada más hay que ver los vídeos y las fotografías) y con el respaldo de las calles estrechas (ver Lucena) y de las aceras cuando se pasa más temprano, casi dos horas antes que el resto de anteriores Miércoles Santo.
 
Bien por la Cofradía de San Sebastián que anunció los cambios con un día de antelación y aligeró en lo que pudo su procesión para que los devotos no se quedaran sin ella. Ahora, una vez finalizada la experiencia... ¿el adelanto y recorrido provisional será tenido en cuenta para próximos años? Las fotografías y vídeos reflejan la respuesta de las aceras.
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).