La Esclavitud de los Remedios concluye sus actos y cultos en honor a la Patrona Mariana de la Ciudad de Antequera, en un inusual 8 de septiembre, donde la lluvia fue la invitada no esperada, pero pese a la amenaza, decidieron procesionar, acortando el recorrido y acelerando el ritmo, por lo que pese a ligera llovizna al salir y regresar, la procesión patronal terminó sus actos.

Este año volvieron a celebrar su festividad en su templo, sin visitar otra parroquia ni iglesia, por lo que nu hubo tampoco Rosario de la Aurora. Mañana y primera hora de la tarde bajo la lluvia con las miradas puestas en los pronósticos, pero al final no pudieron con la procesión.

Antes, a las 19 horas, misa presidida por el arcipreste Antonio Fernández, que profundizó en el papel de la Virgen en nuestras vidas, siendo Ella además el Remedio de Antequera.

A su término, el esclavo mayor Juan Manuel Díaz comunicó la decisión de acortar su recorrido al llegar a las Cuatro Esquinas, bajando por Comedias, en vez de seguir por Infante don Fernando, San Agustín, Lucena, Madre de Dios e inicio de Cantareros.

Así, la Banda de Cornetas y Tambores de la Vera Cruz de Almogía abría el cortejo, seguido del guión presidencial, acólitos de monaguillo y dalmática, con la novedad este año del última trabajo que hizo el añorado y recordado Manuel Higueras, un estandarte bordado con el escudo de la Esclavitud.

El templete de la Patrona de los Remedios lucía con su adorno floral, mecida por sus hermanacos al son, esta vez, de la Banda de Música de Almogía. Entre ambos, la representación del clero y del Ayuntamiento de Antequera.

Nada más salir, ligera llovizna que desaparació al bajar por Comedias, aligerando el ritmo y al casi regresar de nuevo a su templo, de nuevo la lluvia apareció, por lo que en casi una hora y media, se tuvo que reducir la procesión de este año.

Ya en el interior, oración final, siendo el fin de los cultos a al Patrona de la Ciudad en este 2018. Unos actos que comenzaron el viernes 17 de agosto, con la Presentación de su Cartel a cargo del historiador José Escalante Jiménez, a las 20,30 horas en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, quien desveló la obra de José Antonio Montenegro Ruiz.

La novena comenzó el 30 de agosto y concluyó este viernes 7 de septiembre, empezando a las 20 horas con Exposición del Santísimo, rezo del Santo Rosario; y a las 20,30 horas, Novena y celebración de la Eucaristía. A su término, a las 12 de la noche, rezo de la Salve y oración a cargo de María Rosales Martín, de la Cofradía de la Soledad.

 
 
 
 
 
 
  
 
 
Más información, edición impresa sábado 15 de septiembre de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).