La monumental iglesia del Carmen de Antequera acogió en la tarde del viernes 6 de julio una nueva demostración del talento local en la Presentación del Cartel de las Fiestas de la Virgen del Carmen, donde el pregonero Manuel García de la Vega desveló la nueva apuesta artística de Ángel Sarmiento Burgos, esta vez un gran cuadro que humaniza a la joven Virgen del Carmen.

Así, con una gran respuesta de público, empezó el acto pasadas las 21 horas, donde un entusiasta grupo de devotos de la Virgen, va cada año aportando nuevas formas de expresar una presentación de Cartel en un mundo, el de las cofradías, que parecia ya todo inventado.

Sin presentador del acto, García de la Vega salió de la sacristía presentándose ante el cuadro tapado por un barroco damasco, abrió su carpeta y se le ocurrió tararear el cántico a la Virgen del Carmen para que el público le acompañara en su inicio, solo acompañado del sonido de una noche de grillos.

Y al conjurar a los presentes, empezó a desvelar un sueño en forma de cuento: "Mes de julio. 1,30 de la madrugada, era un jueves cualquiera. El verano se antojaba especialmente caluroso. Conciliar el sueño era muy difícil. El sudor y el calor no daban tregua, el grillo incansable, marcaba un ritmo embriagador. Él, no podía dejar de dar vueltas en la cama intentado dormir, giraba la almohada buscando el frescor que apenas duraba unos minutos.  La brillante luna iluminaba su habitación, él miraba el techo con la mirada perdida. La intranquilidad lo tenía embriagado, su alma estaba perturbada. Aquel encargo era mucha responsabilidad. Una palabra retumbaba en su cabeza. Carmen. Carmen. Carmen".

Inició a hilar cómo sería la idea de que el joven Ángel Sarmiento (un prodigio que promete bastante y que por antequeranear, diríamos que despierta el pincel que dejó José María Fernández o Palma Burgos en sus inicios) pintara el Cartel de la Virgen que ambos portan cada mes de julio.

Momento final para desvelar el Cartel, donde García de la Vega, tras que se descubriera y recibiera una fuerte ovación, dijo: "Marrón carmelita, esencia divina, reina de cetro en mano. Marrón carmelita, esencia divina, reina de cetro en mano.Faro marinero, sobrio y sereno, de este mar barroco.Luz de un barrio eterno de armonía de sencilla belleza. Carmen de mis niños, reina de los amores. Carmela de escapulario. De rizos caídos. Belleza que aguanta el amor de Esther, que aboga por los anhelos de ellos. Esperanza y consuelo carmelita. Carmelilla que tanto te ama Pepe desde su callejón, Carmelilla que ves los niños del colegio, que llenas de fe tu iglesia, Carmen, jardín de Dios, Edén de Antequera, espejo del alma. Camino a Dios.

Virgen del Carmen, madre amante de tus hijos.Nos das tu escapulario, señalado en una simple puntilla clavada, pues el escapulario es del alma, señal de amor.Virgen del Carmen, madre amante de tus hijos,Nos enseñas el camino del amor. Virgen del Carmen, sedente, sentada, a modo de los Cristos "pantocrátor" románicos y bizantinos, otorgando a la Virgen casi de forma pagana, la condición de rey del mundo de Cristo".

Terminó con un nuevo gesto de amor, llamando a su hijo para vitorear y piropear a la Virgen del Carmen. Fue de nuevo un maestro para destacar el Cartel, pero su huella es ya inconfundible y ¿qué le falta tras presentar o pregonar al Rescate, Socorro, El Carmen, Santa Eufemia o la Navidad, entre otras? La Cuaresma y la semana previa a la Semana Santa se prepara para el año que pregone como los grandes maestros lo hicieron. Tiempo al tiempo. 

 

 

 

 

Más información, edición impresa sábado 14 de julio de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).