Milagros León profundiza en el inicio de la devoción al Señor de la Salud y de las Aguas en Antequera Imprimir
Escrito por Antonio J. Guerrero   
Domingo, 28 de Enero de 2018 12:29
El Museo de la Ciudad de Antequera acogió el inicio del 350 aniversario de la devoción de Antequera al Señor de la Salud y de las Aguas, con una conferencia de nuestra colaboradora y doctora en Historia, Milagros León, que se centró en el origen de la devoción por la sequía que asolaba la ciudad.
Se llenó la sala de conferencias este viernes 26 de enero por la tarde, quienes fueron a escuchar sus palabras bajo el título "El Santo Cristo de la Salud  y de las Aguas: Historia de una devoción". 
 
Todo comenzó en los inicios del mes de abril de 1668, "donde la sequedad provocó una extrema esterilidad en los campos y con ella sobrevino la hambruna. Las procesiones parecían no causar efecto y las altas temperaturas obligaron a mudar los actos públicos y los alborotos diurnos por actos penitenciales nocturnos en silencio y recogimiento, obteniendo del cielo sólo fuertes aires, al menos hasta finales de dicho mes".

Así lo relata el párroco de San Juan: “Este año de 1668 desde su principio llovió muy poco, con que en el mes de abril hubo grande esterilidad, de que los campos estaban muy aflijidos, de tal suerte que los fieles no sabían qué hacer y acudieron a su creador a pedir socorro, de tal suerte que empezaron las religiones a hacer sus novenarios".
 
Se bajó la imagen de la parte del Altar donde estaba y "el 9 de mayo, la víspera de la salida procesional de la imagen del Cristo de la Salud, cuando se desató una gran tormenta de rayos y granizo, continuando las precipitaciones de forma moderada tras el desfile, dando por terminado el estiaje y el sufrimiento de los vecinos".
 
Y desde ese año, hace 350 ya, empezaron las novenas y la procesión al Señor de la Salud, desde entonces y de las Aguas. La conferenciante fue muy aplaudida. 
 
 
 
  
 
Más información, edición impresa sábado 3 de febrero de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).

  Retroceder