Parece que fue ayer cuando la Virgen de los Remedios visitó a la Parroquia del Carmen, pero han pasado ya 12 años desde el 2005, el año de la primera visita que se repitió ayer en 2017.
A las 9,05 horas de la mañana llegaba al templo parroquial, tras el traslado en Rosario de la Aurora desde su céntrico templo. Se dispuso en el centro del Altar Mayor para colocar después la delicada imagen en su templete de plata.
 
Fue cuando la camarera Pilar Muñoz Blázquez, arregló a la Virgen con un manto de tisú, bordado al completo en oro de la primera mitad del siglo XIX. Por su parte, Fonsi Muñoz se encargó de adornar destacadamente el templete, a base de los tradicionales nardos en las ánforas de las esquinas, así como diferentes flores que todo el conjunto evocando los colores burdeos y plata de la bandera de Antequera.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
     

La procesión de regreso a su templo
Tras la solemne función religiosa, salió la procesión del templo barroco a las 20,20 horas. El cortejo comenzaba con la Banda de Cornetas y Tambores de la Vera Cruz de Almogía, seguida por los guiones de la Esclavitud de los Remedios y la Soledad, contando con su esclavo mayor Juan Manuel Díaz y el hermano mayor Salvador Cruzado, estrenándose en la representación María Trinidad Calvo Gómez, flamante presidenta de la Agrupación de Cofradías de Pasión. 
 
Comenzaba un nutrido grupo de acólitos con dalmáticas de color celeste, crema y rojos y burdeos, entre ellos, los tres primeros, con dos faroles y un antiguo gallardete de plata que se volvió a procesionar. Niños de monaguillo y grupo de acólitos con faroles y turiferarios abriendo el magnífico templete de plata de la Virgen de los Remedios.
 
Tras Ella, el arcipreste padre Antonio Fernández y la representación de la Corporación Municipal, presidida por el alcalde Manuel Barón, el edil más joven Francisco Calderón portando el Pendón de la Ciudad, entre otros tenientes de alcalde y concejales.
 
Para terminar, la Banda de Música de la Vera Cruz de Almogía (que no paró de interpretar marchas con buena armonía) y devotos. El recorrido empezó despidiéndose de la Plaza del Carmen, con gran petalada por jóvenes cofrades, paso por las murallas, bajada por Cuesta de los Rojas y unas aceras llenas de gente aguardando en las Descalzas.
 
Paso por Calzada, Villodres, Diego Ponce y subida por Comedias donde la calle estrecha gustó por el sonido de las bandas y el recogimiento del cuerpo procesional. Entrada a calle Infante don Fernando por las Cuatro Esquinas. Y a las 22,25 horas, la procesión regresó a su templo patronal, antes con intercambio de marchas de las dos bandas de Almogía, vítores y entrada del trono a su santuario.
 
Finalizaba la festividad de la Patrona Virgen de los Remedios, que este año, como en 2005, visitó el Barrio del Carmen, con destacado acompañamiento en las aceras en su recorrido y conjunción en su cuerpo procesional.
 
 
Más información, edición impresa sábado 9 de septiembre de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).