Antequera empezó este Viernes de Dolores con sus procesiones de la Semana Santa de 2015, donde el Nazareno de la Sangre, como realizaba siglos atrás, subió a la Ermita de la Vera Cruz, en la noche-madrugada de finales de marzo. 
Desde el año 2000, se recuperó este traslado, que se repite cada 5 años por el que se sube la imagen crística, rezando en Vía Crucis, siendo este año el Viernes de Dolores, 27 de marzo. A las 22,30 horas partió de su Capilla de la Sangre de la iglesia de San Francisco, rezándose las catorce estaciones del Vía Crucis hasta la llegada a la antigua ermita.
 
Allí, se descubrió un azulejo que recuerda las antiguas procesiones y los nuevos Vía Crucis, recuperados desde el Año Jubilar del 2000. Silencio al paso del Nazareno, acompañado de un gran número de devotos durante su salida extraordinaria. Este año estrenaba andas, realizadas en los talleres de Forja 3. 
 
La capilla musical Ars Sacra acompañó musicalmente el cortejo que, tras salir de su templo, pasó por Plazuela de San Zoilo, Martín de Luque, San Pedro, Cambrón y Villate, Hornos, Centinela, Juan Casco, Polilla, Alta, Callejón Alta, Fuente, Depósito y subida a la Ermita, llegando a los más alto a las 1 de la madrugada.
 
Desde allí, bajó por Depósito, Fuente, Callejón Alta, Polilla, Juan Casco, Centinela, San Pedro, Botica, Trasierras y regresó a su templo a las 2,30 de la madrugada. En el año 2000, salió en la madrugada del Miércoles al Jueves Santo, optando desde el 2005 a salir en la noche del Viernes de Dolores.
 
La última de ellas, la de 2010, entró dentro de Santa Eufemia, con motivo del Sexto Centenario de su Proclamación como Patrona y de la Reconquista de la Ciudad. Y la ya última, la de este 2015 de este Viernes de Dolores. Más información, edición impresa sábado 11 de abril (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).