La Cofradía de Servitas ha terminado su procesión del año 2010, a las 3 de la madrugada de la noche del Jueves al Viernes Santo, en el año que ha destacado por la adaptación de la peana del camarín al trono del Señor Caído.

Con 45 minutos de adelanto, llegaron a la Cruz Blanca, donde se despidieron del Consuelo, tras saetas en la capilla-tribuna. Seguidamente siguieron por la calle San Pedro, para llegar a las 2,15 horas a la Plaza de Santiago. Allí se dispusieron a "correr las vegas" por los Cerretes, sin ningún percance. Luego bajaron y llegaron al templo, siendo la última en entrar la Virgen de los Dolores a las 3 de la madrugada.