En el 2021 tampoco hubo procesiones, pero sí se pudieron visitar los templos para rezar ante las imágenes que estuvieron disponibles durante toda la semana. Además, el Triduo Pascual destacó por el lleno de aforos permitidos, el rejuvenecimiento de los fieles que acudieron y el deseo de terminar esta pandemia.

Los templos se llenaron con las limitaciones y medidas establecidas por la pandemia, desde el Domingo de Ramos al de Resurrección, donde El Sol de Antequera transmitió una misa por día.

La exposición “In Aeternvm” ha sumado 30.415 visitas entre sus cinco sedes, en la iniciativa municipal de exponer el patrimonio cofrade ante una nueva Semana Santa sin procesiones.

La pandemia no ha podido con la Semana Santa en sí, la de los cultos en los templos, con el Triduo Pascual como centro de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo; aunque se han limitado los aforos, en la gran mayoría se han llenado y extremando las medidas de seguridad.

Santo Domingo abrió sus puertas este Viernes Santo donde los cofrades y visitantes se encontraron a los titulares a pie de paso, destacando la Virgen de la Paz, en la capilla mayor, evocando el antiguo grabado con saya de tisú de plata y el manto negro, restaurado por Santa Conserva el pasado año, gracias a la donación de la recordada devota Carmen Bueno.

Luto en la iglesia barroca del Carmen, donde la Capilla de la Soledad recoge un duelo de la Virgen ante su Hijo muerto en la cruz, en este Viernes Santo de pandemia, pero pudiendo salir a la calle.

No hay vegas este año, pero la fuerza hecha fe se repite una y otra vez desde el Viernes de Dolores para encontrarte a la Virgen del Socorro de luto en su palio procesional, y al Nazareno sobre el trono de la Cruz de Jerusalén, en un año de recuerdos para los que se fueron, entre ellos Pepe Romero, quien realizó la Verónica que posta precisamente un paño pintado por él.

Jueves Santo donde se podrán visitar los templos de San Pedro y Belén, sedes de las cofradías del Consuelo Dolores, mañana en la que será un ir y subir por calle San Pedro y Belén para poder admirar las imágenes de mabas cofradías, que a los dos años de pandemia, suman un tercero por la lluvia de 2019, por lo que serán tres años sin verles procesiones por las calles de Antequera. 

San Sebastián acoge este Miércoles Santo la devoción al Señor de Antequera en su Mayor Dolor, donde no hará falta Legión ni procesión para poder vivir el fervor de sus devotos, en un día cargado de actos puntuales con la esperanza puesta de poder celebrar el 250 aniversario de la imagen del Señor del Mayor Dolor entre junio y octubre, al no poder salir en procesión por segundo año en Semana Santa, para lo que como la gran mayoría de cofradías tendrán sus puertas abiertas hasta el Domingo de Resurrección.

La iglesia de la Trinidad de Antequera expone para su veneración a sus tres imágenes titulares en un altar extraordinario montado a un lado de la capilla mayor, donde el Señor del Rescate se alza sobre un dosel montado con el techo de palio de la Virgen de la Piedad, al no poder salir en procesión por segundo año en Semana Santa, para lo que como la gran mayoría de cofradías tendrán sus puertas abiertas hasta el Domingo de Resurrección.

La Cofradía de los Estudiantes ha dejado sus tres imágenes ante el retablo mayor de la iglesia de San Francisco de Antequera para que los antequeranos puedan acudir en orden a verlos este Lunes Santo al no poder salir en procesión por segundo año en Semana Santa, para lo que como la gran mayoría de cofradías tendrán sus puertas abiertas hasta el Domingo de Resurrección.