Semana Santa en Antequera,

colgaduras en los balcones,

sentimiento, dolor y pena,

y paz y amor, en nuestros corazones. 

Pero es la segunda primavera

que nos quedamos sin procesiones,

y, sin personas en la acera

compartiendo devociones. 

Y, esa amistad, de la buena,

inquietudes y preocupaciones

por culpa de esta triste pandemia

que ha destrozado familias a montones. 

Y, en el horizonte. Un final que no llega

siendo tema de conversaciones,

por los puestos de trabajo que se lleva

y compañeros y amigos de los mejores.

Y, como añoramos, a esa vega,

que levanta tantas pasiones,

en la Ciudad de Antequera,

al regresar a su Templo, todas las Procesiones. 

Y, a esos Cofrades luciendo sus Pasos, con regularidad y cadencia,

que hace que fieles amontonados irrumpan en ovaciones,

lágrimas que afloran, cuando cada uno ve a la Imagen que venera

tan bien llevada por sus Hermanacos que ablanda a nuestros corazones. 

Que se acabe pronto esta pandemia,

para que vuelvan de nuevo las ilusiones,

y tengamos Procesiones y, Feria

y sonidos de cornetas y tambores. 

Nos encomendaremos a Dios que es la Única manera

de salir lo más pronto posible de las malas situaciones,

se lo pediremos todos a la vez y que se vaya la pena,

rezaremos con mucha fe y obtendremos nuestros favores. 

Lorenzo Romero Bravo, Subteniente Guardia Civil jubilado