Soy Antonio, sobrino de Asunción Hurtado y escribo estas palabras en nombre de la familia. En estos días tan emotivos, queremos mostrar nuestro agradecimiento más sincero por el cariño, mimo y atención que todo el personal de la Residencia de San Juan de Dios ha tenido con nuestra tía Asunción durante los años que ha estado en ella.

Los auxiliares, entre los que se encuentran Isa, Trini y José, los enfermeros, con Alba, Antonio, David, Mabel y Gracia, con su humanidad y profesionalidad, el médico, Dionisio, la dirección y administración, con Encarna, el hermano Luis, el hermano Jerónimo.Rita, Trini, Maria José y Mamen que, con tanta amabilidad nos han atendido y nos han ayudado en todo lo que han podido.

En definitiva, gracias infinitas a todo el personal que, de un modo u otro, ha hecho que Asunción viva sus últimos años con mucho cariño y bien atendida.Además, el año que llevamos de pandemia, habéis extremado vuestro cuidado y atención.Quiero agradecer personalmente el hecho de que hayáis permitido estar con mi tía en sus últimas horas y lo bien que nos habéis cuidado a los dos. Ha sido muy importante para mí.Gracias por vuestra labor. Sois geniales. Os estamos eternamente agradecidos.

ANTONIO HURTADO CASTRO