¡Felicidades, papá! Nada me hace más feliz que poderte felicitar un año más y este especialmente, por ser tu cumpleaños número 100. 

Hoy y siempre tendré que agradecerte ser el mejor padre del mundo y haber sido capaz de darme todo a cambio de nada.Me siento privilegiada de tenerte como padre y no sólo yo, sino también tus nietos  a los que tanto cariño les das.

Gracias por saber estar, tu buen talante, tu apoyo, besos, abrazos y tanto cariño. Por ser esa imagen de rectitud y buen ejemplo para nosotros.

A ti, y a mamá, os debo lo que soy. ¡No podía estar más orgullosa de vosotros!

Te quiero mucho y deseo que podamos seguir celebrando momentos tan especiales como éste, por muchos años más. Un beso muy fuerte, tu hija.

JULIA JIMÉNEZ