El día 30 de noviembre se celebró una manifestación en protesta para que de una vez por todas se abra el Centro de Alzheimer. Al parecer, a algunos le importa más ponerle un moño a la fuente de San Sebastián que abrir ¡ya!, este Centro hospitalario.

 

Pero hay algo, quizá igual de importante, y es que a la empresa que se le adjudique la concesión y dirección de ese Centro sean personas responsables, profesionales que no busquen el lucrarse a costa de estos enfermos. “La llegada de la iniciativa privada a la atención a personas mayores, está haciendo que la calidad de la atención esté en peligro”, dice una exdiputada. “El Defensor del Pueblo ha detectado muchos problemas en estos Centros”.

 

“En el gobierno regional madrileño, el pasado año se impusieron 41 sanciones a varios Centros de Alzheimer y Tercera Edad, por mala alimentación, por poca atención, por maltrato y otros. ¡Esperemos que esto no ocurra aquí o que empiecen a funcionar los amiguismos a la hora de ingresar enfermos y a la hora de contratar personal! Y para terminar, el Centro se llama Centro de Alzheimer y Estancia Diurna, y algunos han suprimido el nombre de Alzheimer, ¿porqué será?

 

Señor concejal, ¿dónde estaba usted en 2007? Ahora todo el mundo se quiere subir al carro, y apuntarse el tanto. Confiemos que sea utilizado sólo para lo que fue creado.                           

 

LUIS MARTÍN RUIZ