Hoy es un día precioso

en la ciudad de Antequera

porque no hay nada más hermoso

que una jura de bandera.


Con un cuerpo tan honroso

como son, los Regulares,

con su paso despacioso,

y, sus marchas militares.

A mí se me eriza el bello,

Y, a ti también Gonzalo,

 

y, a todo el que este acto ve,

como buen antequerano.
La bandera como una madre,

necesita amor y, cariño.

Esto me lo enseñó mi padre

cuando yo era tan solo un niño.


Después, siguiendo sus pasos

en la Guardia Civil ingresé,

y, en activo, cuarenta años,

que, con vocación los llevé.


He jurado dos veces bandera,

y, prestando servicio a la patria,

he recorrido España entera,

sintiéndome, como en mi casa.


¡Viva España! ¡Viva el Rey!

¡Viva la Guardia Civil!

¡Vivan los Regulares!


LORENZO ROMERO BRAVO, Subteniente de la Guardia Civil, jubilado