Se presentan como adalides y divulgadores de la Cultura y los libros, pero también a veces difunden solo lo que al parecer les interesa y según quién sea el autor o creador. El ejemplo lo tenemos en la Asociación Cultural Alas de Papel de Antequera, que según pregona en su catecismo, fue creada con un interés común y el objetivo fundamental de “Promover la Cultura y disfrutar de ella”. 

 

Otro ejemplo lo tenemos en la concejala de Cultura de Antequera señora doña Ana Cebrián Sotomayor que al parecer solo acude a los actos culturales que le interesa.Dos autores antequeranos y sus dos libros editados muy recientemente, “El niño de Anita” de Ediciones del Genal y “El orden de la existencia” de la Editorial Exlibric fueron presentados en Antequera.

 

Se invitó a la Asociación Cultural Alas de Papel y a la señora concejal de Cultura a dicha presentación, los cuales abrazando una gran ética cultural no se dignaron acudir a ninguna de las presentaciones de estos autores. ¿Esto es promover la cultura y disfrutar de ella? Y no es por resquemor porque yo sea uno de esos dos autores, sino porque, me pregunto ¿qué clase de Cultura es la que divulgan ustedes?

 

LUIS MARTÍN RUIZ