Ni los analistas políticos se ponen de acuerdo en descifrar el fenómeno VOX de cómo han obtenido 12 diputados en Andalucía. Al frente de este partido en Andalucía se  encuentra el desconocido ex juez Francisco Serrano, que fue inhabilitado por prevaricación, pero ésta no es la cuestión, lo inconcebible a mi entender es, cómo se puede votar a un partido que en su campaña saca un spot en televisión montando a caballo con varios miembros de su cúpula por los campos andaluces, cual película “Los Santos Inocentes” basada en la España rural de los años 60 y los señoritos terratenientes.

 

Cada uno es dueño de votar lo que le salga de las narices, pero todavía no salgo de mi asombro al conocer que 1.638 antequeranos han votado a unos señores que se pavonean montando a caballo cuales antaño, potentados latifundistas de la España rural del franquismo.

 

Bienvenidos sean si son capaces de acabar con el paro en Andalucía, de otorgar más ayuda a los autónomos, de revalorizar las pensiones, de aumentar el salario mínimo interprofesional, de acabar con el copago en los medicamentos, de no llevarse un duro de las arcas de la Administración, de no enchufar a los suyos, de actualizar y agilizar la Ley de Dependencia, de acabar con los chorizos, de hacer una buena reforma en la Educación y de respetar a los que no pensamos como ellos… en definitiva de ayudar a los más desvalidos y necesitados. 

 

De ser así, yo me cambio de chaqueta y los votaré, porque el cara al sol con la camisa nueva… no da de comer.


LUIS MARTÍN