Aunque está de moda criticar a la Sanidad Pública por casos lamentables que han ocurrido, he de decir que mi experiencia en el Hospital de Antequera desde hace varios años es la contraria. 
He sido sometida a varias operaciones de traumatología y en la mayoría de ellas el doctor don Agustín Jiménez Alarcón, y su equipo, en el Hospital Comarcal de Antequera, me han sacado adelante.
A parte de sus cualidades profesionales quisiera resaltar su humanidad y dedicación. Independientemente del seguimiento exhaustivo del posoperatorio y de la recuperación, es una persona, no ya un médico, que se vuelca y siempre tiene palabras de ánimo y amables con los pacientes. Creo que puedo decir de él, que sí que en verdad, es un médico de la familia.
 
TRINIDAD GALINDO CASADO