Una nueva vida
 
Nuestro protagonista de hoy se llama Óscar, que es un chaval de 20 años que seis estaba estudiando. Todo empezó hace unos años cuando salió por primera vez a una discoteca con sus amigos. Él no quería tomar nada, pero sus supuestos “amigos” le insistieron tanto que se tomó una copa. A él le gustó salir con sus amigos; y al día siguiente salió otra vez, pero ya no se tomó solo una, sino que se tomó dos. La noche después salió otra vez, y se tomó tres.
 
Un día, se vio en las noticias, que unos padres con dos niñas pequeñas habían muerto en un accidente de tráfico. Habían chocado de frente con otro coche que iba en sentido contrario. El conductor triplicaba la tasa de alcohol y drogas. Pero él no le echaba cuentas, así que salió otra vez.
 
Llegó septiembre, y empezaba el Instituto, el primer día fue a clase, pero los demás no fue, porque salió otra vez. Tiempo después a la madre de Óscar le detectaron una enfermedad muy grave, de la que posiblemente no se salvase, cuando la madre de Óscar llevaba tres días en el hospital, Óscar volvió a salir confiado en que su madre se recuperaría.
 
Esta vez se salvó,  pero a Óscar solo le interesaba salir solo de fiesta, sino que empezó con las drogas. Óscar revolvió toda la casa en busca de dinero hasta llegó a robar casas, para lo mismo, buscar dinero para poder conseguir droga. Él no podía vivir sin ellas, así que no paraba de robar cosas, bolsas… solo para conseguir dinero. Pasó tres noches encerrado en la comisaría, y su madre que tanto lo quería pagó su fianza.
 
La madre cayó enferma otra vez de los disgustos que le daba Óscar. Esta vez estaba muy mal y los médicos le daban una semana de vida. Antes de morir su madre le dijo que cumpliera su sueño de verlo retomando sus estudios y desintoxicado. Su madre murió y se vio tan solo que no paraba de sentirse culpable por la muerte de su madre. Viendo la tele salió un anuncio de una asociación llamada CALA y se interesó por la asociación, porque quería cumplir el sueño de su madre.
 
Pasó una semana de que Óscar estaba en la asociación. Óscar se dio cuenta de que lo que había hecho estaba muy mal. Le sirvió para darse cuenta de que podía ser mejor persona. Cuando ya estaba ya estuvo desintoxicado y ya no pensaba en fiestas ni drogas, le propuso ser parte de ellos y contarle a todos los jóvenes su historia y poder ayudarles. Gracias a la asociación, CALA, Óscar se dio cuenta de lo que había hecho, y retomó los estudios y formó una familia.
 
Rocío Romero, del Colegio Nuestra Señora de la Victoria