Con la muerte el pasado 24 de junio, día de San Juan, de Candelaria Hazañas Volpini se extingue la saga de los hermanos: Ana María, Lola; Rosario, Pilar, Sebastián y Candelaria.
 
Nieta, hija, hermana y prima de militares de carrera de alta graduación, era Candelaria una fiel entusiasta de la Guardia Civil, del Arma de Artillería y del Ejercito en general.
 
Vivió su juventud entre Jaén, Cádiz y Madrid, lugares donde su padre estuvo destinado como Coronel de la Guardia Civil; pasando en Antequera las vacaciones en la finca familiar de recreo “La Cruz de la Mujer”.
 
Fue empleada de la Caja de Ahorros de Antequera, desarrollando su actividad profesional y querida por sus compañeros de trabajo, por sus amistades y por toda su familia.
 
Persona de exquisita educación, distinguida, con grandes cualidades humanas, era respetada y querida por sus compañeros de trabajo, por sus amistades y por toda su familia. Se le veía siempre pasear junto a sus hermanos Pilar y Sebastián, resultando un ejemplo a seguir de unidad familiar.
 
Tuvo una estrecha relación con la cultura, sus tíos los escritores Álvarez Quintero y familia de donde le venía su nombre de pila y con el escritor y pintor antequerano José María Fernández, por ejercer este su profesión en la buhardilla de su propiedad en calle Alameda.
 
Descanse en paz la querida tía Cande. En nombre de sus sobrinos: hermanos González Hazañas, Soler Hazañas y Casaus Hazañas.

SALVADOR CASAUS HAZAÑAS