Es una cosa que yo he podido comprobar cuando un ser tan querido como mi hermano Jaime se nos fue para siempre el pasado 23 de junio.
 
No creo que en este momento haya personas mejores que él, las habrá iguales pero mejores imposible. Jaime ha tenido una gran compañera que le ha dado tres hijos maravillosos y que siempre aprendieron muchísimo de él.
 
Para mí ha sido mi padre, mi hermano, mi amigo cuando me llevaba al fútbol a ver a mi equipo el Antequera, estaba más pendiente de mí que del el partido, en fin que más puedo decir de él, bondadoso, servicial amigo de sus amigos, y gran enamorado de esta gran ciudad Patrimonio de la Humanidad.
 
Estoy seguro que la Virgen del Carmen lo tendrá en el lugar más privilegiado del cielo. ¡Descansa en paz hermano!.
 
El próximo jueves 13 de Julio a las 19,30 horas se celebrará una misa funeral en la parroquia de San Sebastián donde les daré las gracias a todos los que apreciaron a mi querido hermano Jaime.
 
MANUEL MOLINA