Todavía no me puedo creer que ya no estés entre nosotros físicamente. Te recuerdo dando las gracias por todo y llorando de alegría cuando veías que nos reuníamos en torno a Santa Eufemia para celebrar su festividad y para acompañaros a ti y a tu familia que  tanta pasión y dedicación poníais y ponéis en todo cuanto realizáis. 
 
Tenías un influjo especial en los demás, labrado a base de trabajo, tesón, y pasión por tu pueblo. De esta forma conseguías que todos los que nos hemos acercado a ti o a tu familia quedáramos marcados y vinculados para siempre. Gracias a ti conocí a Santa Eufemia que me cambió la vida y desde entonces se ha convertido en mi fiel compañera de viaje.
 
Te he conocido en diferentes facetas de tu vida, y aún hoy no sé cuál de ellas has realizado con mayor maestría. Conocí tu voz cuando era pequeña, con los recordados “Discos, Dedicados y Solicitados”, de Radio Antequera, al lado de la magnífica locutora de radio Meli Sánchez, y ¡eras el mejor! Participaste en la vida política de la ciudad como concejal fomentando la Cultura. Hiciste resurgir  la Feria Agraria y Ganadera,  consiguiendo hacer una de las Ferias Agrarias y de maquinaria más importantes de la Comunidad Andaluza. 
 
También tuve la suerte de  conocer tus numerosas dotes diplomáticas y de buen talante como responsable de las relaciones Públicas de Unicaja, y como asesor personal y fiel colaborador de don Braulio Medel, quien te tenía un gran aprecio. Magnífico periodista, taurino, deportivo, cronista político, social... Pero siempre bajo la premisa de llevar Antequera por delante, y dedicar tu vida a la ciudad. Muy pocas personas sabrán que la principales emisoras de radios españolas, Cadena Ser, Radio Nacional, COPE, Onda Cero, pugnaron  en su momento para que te fueras a Madrid a trabajar como locutor estrella de sus cadenas, en cambio tú decidiste quedarte en Antequera y trabajar por Antequera. Destapando más secretos, también habrá pocas personas que conozcan que nuestro periódico, “El Sol de Antequera”, Decano de la Prensa Malagueña, ha logrado sobrevivir en tiempos muy difíciles contra vientos y mareas, gracias a que tú arriesgaste tu propio patrimonio personal para que el periódico pudiera salir cada semana. 
 
Todo por Antequera. Pero para mí, lo que tiene más valor, es que has logrado compaginar todas estas actividades con ser un magnífico padre, esposo y amigo incondicional de tus amigos. Tengo grabada en la retina el Amor con el que siempre contemplabas a tu familia, a tus nietos, a la pequeña Eufemia y sobre todo a Tere, el gran Amor de tu vida, y creo que parte importantísima del éxito que cosechaste en tu Vida. ¡Siempre estarás con nosotros!