Día a día, al pasear de noche, vemos cómo está cambiando la luz artificial de las calles de nuestra Antequera.
 
Es algo diferente, son más blancas y menos amarillas como las anteriores. Sin darnos cuenta, está cambiando la fisonomía de nuestras calles, de nuestros barrios. 
 
Es un gesto para la ciudad más ecológica. Pero faltan muchas cosas. Por ejemplo, ¿y los árboles en las calles? También vemos como en calles como Calzada, cada vez hay un árbol menos. Si se potencian ahora las aceras, ¿por qué no plantan árboles por el bien de la ciudad?