Sorpresa la que ha sucedido en la segunda semifinal de la Copa del Rey en la que el Reale Ademar ha ganado por 26 a 24 al Ciudad Real, en un partido en el que los leoneses han sido muy superiores de principio a fin.

La verdad es que el León comenzaba muy concentrado, con una defensa sensacional, con unos gratos contrataques que le permitían coger una distancia en el marcador que a la postre le servirían para ganar el encuentro.

 El Ciudad Real no ha sido el que se esperaba, en una primera parte en la que no sabían por dónde atajar a la defensa leonesa, más fuerte que nunca y con unos ataques y golazos que llegaban de su parte.

En la segunda mitad, se esperaba la reacción castellanomanchega, y la verdad es que llegó. El León fallaba en algunas ocasiones, con errores forzados, pero aún así no se vinieron abajo, lucharon, muy concentrados, destacando la confianza que Jordi Ribera le daba a Jorge García Vega que posteriormente sería que le diera el gol final de seguridad para ganar el encuentro. Sin duda la sorpresa, aunque muy merecida, del León en la final de la Copa del Rey que jugará frente al Barcelona.