Final de infarto es el que hemos vivido en el Pabellón Fernando Argüelles tras disputarse la primera semifinal de la XXXV Copa del Rey de Balonmano entre Barcelona y San Antonio, ganando los catalanes por 35 a 34.

 La primera parte ha sido de una superioridad aplastante de los blaugrana,que salieron concentrados, a pesar de que el San Antonio que le hacía frente, no podía con él. Con todo, el Reyno de Navarra ha estado metido en el encuentro en todo momento, muestra de ello, fueron los momentos en los que se acercó al marcador.

En la segunda mitad, parecía que las cosas iban a seguir por el mismo camino, pero el Barcelona se vió ganador, y el San Antonio apretó tanto que al final casi da la sorpresa, los goles de ventaja que tenía se fueron marchando, y el San Antonio, arropado por el público que les vió apretar tanto que se volcaron con ellos, tuvo ocasión de empatar; pero una precipitación en los 8 segundos para el final cuando tenían el balón para atacar les dejó fuera de lo que habría sido la sorpresa de la Copa del Rey.