Ha sido un partido histórico para el Balonmano antequerano; ha sido un partido para la historia del Deporte local, pero ha sido un aviso a la autoridad que corresponda, de que ESTO no puede perderse, de que los antequeranos pagan lo que quieren, pero falta que la autoridades que corresponda esté a su altura, y no nos trate mejor que a nadie, pero sí como al futbol o al baloncesto, máxime cuando la crisis se ceba en los pequeños y los grandes disponen de otros recuersos. Junta, Diputaciòn, Ayuntamiento, quien no lo haga, tiene que reaccionar, porque, con ser grande el resultado y la lección de balonmano de los de ese lujo de entrenador que es Antonio Carlos Ortega, lo grande es lo que hay detrás y se vio en el descanso: niños de cinco o seis años jugando de fantasía. O sea que no es sólo un equipo "profesional", como hemos oído decir a algui9en, sino un equipo que ha hecho que en Zaragoza hoy se hable con admiración de esta pequeña ciudad andaluza, abandonada a su suerte en materia deportiva. No sabemos si nos explicamos. Y vamos con el partido.

La tranquilidad que da la clasificación virtual del Antequera, el hecho de que han cobrado parte de su deuda, influyó, sin duda, en que los de Antonio Carlos Ortega salieran a jugar más tranquilos, aunque igual de motivados que siempre, frente a un CAI que dio la sensación de salir a jugar relajado, como confiado ante un equipo que iba por la mitad de la tabla y está lleno de problemas. Pero el Antequera tiene, según Ortega que algo sabrá de esto, una de las mejores de todos sus años en ASOBAL.                   

Las lesiones se han cebado con el equip0o y los problemas económicos no son lo mejor para jugar los partidos hasta ahora disputados, pero éste lo hacía con los dos detalles mencionados al principio. Y el resultado fue, ni mas ni menos, que el Antequera superó desde el primero hasta el último minuto al CAI. El tanteador asñi lo atestigua. La clave, la defensa y de ella un Jorge Martínez que si el seleccionador lo ve, tiene claro el tercero en discordia… cuando menos. Que la defensa jugó segura y firme y que a la hora de atacar se hacía con velocidad endiablada sorprendiendo a porteros de la categoría de Pablo Hernández o de Malumbres, cuando salió. El caso es que el Antequera fue por delante siempre, salvo en los empates a 3 y 4 y que ni el tiempo muerto pedido por Mariano Ortega, para sacar a Demetrio –nada más salir logró dos goles y dio otro hecho—le dio mejores resultados, porque Jorge estaba intratabable y Baena, Cid y Campos, demostraban aciertos continuos cara al gol y se ganaban a pulso el 17-11 del descanso.               

En la segunda parte, Mariano Ortega, trató de cortar la sangria de goles, alternando el 6-0 inicial con 5-1, y adelantando mucho la defensa, para tratar de impedir cómo de a gusto de movían los de Antonio Carlos. Lección técnica del gran entrenador antequerano, artífice del Balonmano de estos últimos años haciendo equipo sólidos, sabiéndoles mantener alta la moral, y esta tarde, moviendo muy bien a sus jugadores, usando doble pivote mientras la defensa, a la que volvió después de varios meses Dado Curkovic, siguió hecha una muralla con Jorge Martínez en el mejor partido que le recordamos y ya ha tenido partidos. El caso es que los seis goles de diferencia del descanso no sólo se mantuvieron sino que se fueron ampliando, en circunstancias tan adversas como jugar los de casa con dos menos en dos momentos del partido, transformarse Demetrio en aquel jugador excesivamente pundonoroso y no en el acertado del primer tiempo… El caso es que con la afición loca con los suyos, el partido siguió teniendo color verde, gracias a Jorge, gracias a un Rafa Baena colosal, pero también a los últimos frutos de la facotoría Antonio Carlos; Stefanovic, Moya, Chelu Cid y compañía. Formidable el Balonmano Antequera ante un CAI que demostró su categoría, el tener jugadores de relieve, pero que no pudo con el vendaval que les salió enfrente, porque no se esperaran un equipo así, porque no les fuera nada en el partido, por lo que fuera. Y sólo las individualidades le salvaron a rachas, sin poder impedir un 36-26 glorioso para el Balonmano Antequera. 

BALONMANO ANTEQUERA (17+19): Jorge Martínez; Nacho Soto, Juanan Ramos (2), Víctor Vigo (3), Chelu Cid (4), Stefanovic (5), Igor Bakic (3), (siete de salida), Yeray Lamariano (ps), Nacho Moya (4, 1p), Danimir Curkovic (1), Francis Morales, Stevan Vujovic, Rafa Baena (12, 4P), Luis Campos (2). Entrenador Antonio Carlos Ortega.