Tras la dolorosa derrota de la jornada pasada frente Alcobendas, que terminó por arrebatar el sueño del ascenso directo a Asobal,  el conjunto dirigido por Lorenzo Ruiz ya se encuentra preparado para afrontar el último partido de liga frente al Villa de Aranda, este sábado en Burgos.

No será un encuentro fácil, ya que el conjunto burgalés se está jugando la permanencia y Los Dólmenes el hecho en sí de recuperar el segundo puesto en la tabla clasificatoria, “si la Nava pierde o empata, para organizar la fase de ascenso en Antequera”.

El objetivo del Club sigue siendo el mismo: “Nuestra intención es subir a Asobal. Hemos competido muy bien y sería la guinda perfecta a nuestro año de trabajo”, ratifica el técnico antequerano. Más información, edición impresa sábado 19 de mayo de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie(suscripción).