El 8 de mayo de 1884, una mujer decidida entra en el antiguo Convento de Nuestra Señora de la Victoria en Antequera y funda la congregación de las Hermanas Franciscanas. Se trataba de Madre Carmen del Niño Jesús. El 9 de noviembre de 1899, tras iniciar la apertura de conventos por España, fallece Madre Carmen en Antequera.

Murió, como se dice, en “olor de santidad” y el 2 de febrero de 1945, se inicia el proceso informativo de fama de santidad, virtudes y milagros. Mucho se ha tenido que esperar, pero no se perdió la esperanza, de sus devotos que tienen en su capilla un lugar de peregrinación.  El 6 de mayo de 2007 es beatificada en Antequera. La próxima gran fecha, está por venir.

El Palacio Episcopal de Barcelona​​ acogió a las 13 horas del jueves 4 de febrero (emitido en directo por los canales de YouTube de la Iglesia de Barcelona, Madre Carmen y El Sol de Antequera) el proceso del cierre de la investigación sobre el presunto milagro atribuido a la intercesión de la Beata Carmen del Niño Jesús, que es el último paso para llegar a su esperada canonización.

Con el mínimo aforo por las medidas de la pandemia y con un cuadro con un retrato de Madre Carmen, comenzó el acto con un canto e invocación al Espíritu Santo, a cuyo término intervino el cardenal arzobispo de Barcelona Juan José Omella Omella.

Puso de ejemplo la valentía y la fe de los padres de la niña para pedir la intercesión de la Beata Carmen. Y ahora, especialmente en estos momentos, “los milagros, lo que no se puede explicar, vemos que pueden suceder. Y esto da esperanza y alegría en un tiempo difícil”.

Luego tomó la palabra la postuladora de la causa, Sor María de los Ángeles Maeso Escudero, quien tras saludar a las autoridades presentes mandó “un saludo muy especial a Laura y a su familia que nos siguen desde su domicilio. Con gozo iniciamos este acto dando gracias a Dios por el trabajo y el esfuerzo realizado con tanto esmero y generosidad”. 

Desde el 15 de enero de 2018, el Tribunal Diocesano ha desarrollado la investigación que se le encomendó, “ha escuchado a 17 testigos y ha reunido el material necesario para enviar a la Congregación vaticana para los Causas de los Santos el presunto milagro atribuido a la intercesión de la Beata Madre Carmen del Niño Jesús”. 

Ahora, una vez que se entregue el expediente en el Vaticano, “se iniciará la fase romana con el ‘Estudio Formal de las actas de la Causa’, posteriormente el examen de los peritos y la reunión de la consulta médica, han de ir verificando si el caso presentado tiene o no justificación científica”.

Si los resultados fueran positivos, “como lo deseamos, continuaría el estudio en el congreso especial de los teólogos; si fuera reafirmado, pasará a la Congregación de los Padres Cardenales y Obispos; sus votos se comunican al Sumo Pontífice a quien únicamente compete decretar el dictamen final. Ponemos en las manos de Dios este camino. Que el Espíritu Santo ilumine a los que han de intervenir para discernir si el estado de salud de Laura se debe a un milagro”.

 

 

Sellado y lacrado de las cajas de la investigación

El notario Antonio Torres Gómez presentó las cajas que contienen las actas del proceso. El Cardenal preguntó al delegado episcopal y al promotor de justicia Vicente Benedito Morant y Fernando Perales Madueño, si tenían algo que objetar al original y si las consideraban íntegras, a lo que respondieron que eran correctas.

Omella en un decreto declara que la investigación diocesana se clausura y nombra y encarga a la hermana Ana Gutiérrez Blanco que entregue las dos copias a la Congregación de las Causas de los Santos de Roma, jurando hacerlo así. Así como el Cardenal,  el delegado episcopal, el promotor de justicia, el notario y la postuladora de la causa, juran por separado que han cumplido fielmente su tarea y guardarán el secreto de oficio.

Se cierran y lacran las tres cajas que contienen las actas con el sello del Cardenal y se coloca la inscripción exterior, de que han sido cerradas de modo seguro y definitivo.  El Cardenal entregó al portador un sobre cerrado y sellado que contiene una carta dirigida al Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos.

Cerró el acto la Madre General Inmaculada Ríos Domínguez, quien agradeció “la bondad de Dios por la gracia concebida en la curación de la pequeña Laura, solo la Santa Madre Iglesia, determinará si es un milagro”. También tuvo palabras para el Arzobispado y “poder celebrar este acto es una bendición para nuestra institución de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones, para cada uno de nuestros centros y para los amigos y devotos de Madre Carmen que siguen especialmente de su beatificación que se ha extendido por la Iglesia Universal”.

Ahora en la causa de canonización “comienza la fase romana, pongamos nuestra confianza en el Señor y oremos sabiendo que estamos en sus manos y que Él vela por nosotros y sabe lo que nos conviene. Animamos a seguir pidiendo la intercesión de nuestra Beata Madre Carmen, madre cercana y atenta al hermano para interceder a favor nuestro ante el Señor. El ejemplo de Madre Carmen, su carisma, siempre abierto a los más necesitados nos guía y nos mueve a nuestro mayor seguimiento y servicio a los hermanos”, y pidió por su ayuda en esta pandemia.

El Cardenal clausuró la sesión con una oración y canto final dirigido a la Virgen de Montserrat. Un acto que también contó con la presencia del sacerdote José María Blanquet, responsable de la Oficina de las Causas de los Santos del Arzobispado de Barcelona.

Tras este período de tres años, se inicia el último proceso con dos etapas, ya todas en el Vaticano: la primera con la comprobación de la documentación mandada y la segunda, con el veredicto de la Congregación de los Cardenales y Obispos; que comunicarán al Sumo Pontífice su votación para que decrete el dictamen final de la canonización o no.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 6 de febrero de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).