Todo el mundo espera la noticia del inicio de la vacunación contra la COVID-19, por lo que la comunidad científica internacional avanza todo lo que puede en tener el remedio, sabiendo que lo normal hasta ahora eran dos años y todo apunta a que se quede en uno. Será el esperado “regalo” de Navidad y de Reyes Magos. 

En la Facultad de Medicina de Miami, la directora de la Unidad de Investigación de la vacuna Moderna en Estados Unidos es María Luisa Alcaide Alonso, que aunque nació en Middletown, por el trabajo de su padre, se bautizó en la iglesia de San Miguel de Antequera y se siente de esta tierra.

Este miércoles pudimos entrevistarla por vídeollamada tras las esperanzadoras noticias del 95 por ciento de efectividad de la vacuna que ella dirige como responsable de la unidad de investigación de enfermedades infecciosas de la Universidad de Miami.

La vacuna cuenta con la participación de una red de centros que desarrolla los ensayos clínicos entre 30.000 voluntarios en Estados Unidos. Ahora mismo se encuentra “en el desarrollo de los ensayos clínicos de fase 3. Es una vacuna que ha sido creada  por la compañía Moderna y tiene mucho soporte, sobre todo a nivel de la conducción de ensayos clínicos por el Instituto Nacional de la Salud en los Estados Unidos. Han seleccionado centros académicos y centros de investigación en Estados Unidos” y ella dirige uno de ellos. 

Ahora mismo “lo que estamos haciendo es reclutar participantes que se enrolan en un ensayo clínico, la mitad están recibiendo la vacuna y la otra mitad lo que se llama un placebo”.

Recuerda que la vacuna es un método de prevención, “no es un tratamiento para la infección por el coronavirus”. Los resultados “que ha revelado hasta ahora la compañía Moderna están basados en un poco más de 90 voluntarios que han sido infectados en todo el país”.

De esos 90 el resultado es que el 95 por ciento es efectiva la vacuna. “Realmente lo que se ha visto es que en el grupo de voluntarios que la han recibido ha habido muy pocas infecciones y en el grupo de voluntarios que han recibido el placebo, muchas infecciones”.

¿Y si sigue todo de esta manera, cómo se aplicaría la vacuna: una dosis anual como la gripe?, a lo que nos contesta: “Los resultados que hay ahora son muy preliminares. Hay que esperar, ya que la vacuna son dos dosis, se pone una y la segunda a los 28 días. Parece que esta vacuna está siendo efectiva en prevenir nuevas infecciones”.

Le exponemos ¿qué le quedaría a la investigación para poder vacunar?: “Si los resultados de la fase 3 son buenos se puede solicitar la aprobación para que se pueda fabricar y distribuir. Hay que pensar que hace unos meses ni hablábamos de vacuna y los primeros voluntarios se enrolaron hace un par de meses. Lo que ocurre es que como está habiendo tantas nuevas infecciones en todo el mundo, pensamos que los resultados van a ser relativamente rápidos”.

Le pedimos una fecha para que puedan suministrarse: “El esfuerzo que está haciendo la comunidad científica, tanto los científicos desarrollando vacunas como los clínicos, los centros de investigación donde se están haciendo los ensayos clínicos y por supuesto los voluntarios que están participando, es tremendo. Está avanzando todo a una rapidez que nunca se había visto. Probablemente antes de final de año tendremos resultados más avanzados y en ese caso estarían dispuestos a solicitar la aprobación relativamente rápido”.

Es decir, principios del año 2021. “Una vez que se apruebe lo que hay que hacer es que haya fabricación y distribución. Afortunadamente con el coronavirus, puesto que hay tanto proceso y se está trabajando tan rápido, todas las etapas se están trabajando a la vez. No se va a esperar a que esté aprobada para que esté desarrollado el proceso de fabricación y el de distribución, sino que se está haciendo todo a la vez para que pueda ser lo más rápido posible”.

Contribución internacional para que las diferentes vacunas se distribuyan

Aunque esta investigación se haga en Estados Unidos se supone que la cooperación internacional ayudará a las otras vacunas que se están haciendo en diferentes sitios. “Ahora mismo hay varias vacunas que están en fase 3 y ha habido varias que han dado resultados preliminares y que están en el proceso de aprobación. Afortunadamente pensamos que va a haber más de una vacuna y eso es bueno en el sentido de que aunque cada vacuna tenga un proceso de administración y distribución un poco diferente y tenga distintas características, si realmente más de una y varias son eficaces, eso quiere decir que será mucho más fácil poder estar disponibles para la población. Todo el mundo está trabajando junto para que eso pueda ocurrir y realmente somos bastante optimistas en ese aspecto”.

Los estudios sobre los voluntarios seguirán durante dos años para ver la evolución y seguir mejorando la vacuna. “En el caso Moderna, son voluntarios que se siguen durante dos años para ver si hay algún efecto secundario que no se ha podido ver a corto plazo”.

¿Y qué esperan de la vacuna?: “Lo que hará es prevenir nuevas infecciones. Si estamos hablando de tener una disponible en 2021, ahora mismo en la mayoría de los países están viendo lo que se llama la segunda oleada e incluso la tercera oleada con un altísimo número de nuevas infecciones y hospitalizaciones. La vacuna ahora no va a poder prevenir eso, puesto que es para nuevas infecciones; pero la idea es que prevenga las futuras oleadas una vez que se pueda administrar”.

¿Habrá que esperar su efectividad al próximo otoño de 2021?: “Eso es difícil de saber cuándo porque este virus ha seguido un patrón un poco diferente a los virus respiratorios que conocemos. En Europa fue más en primavera y ahora en otoño; en Estados Unidos el primer pico fue en primavera, pero luego hubo otro pico muy alto en verano. Y por supuesto también depende de cómo funcionan y responden al resto de las medidas que desafortunadamente tenemos que seguir manteniendo: el uso de mascarillas, el lavado de manos, mantener la distancia y evitar espacios cerrados para evitar la transmisión”.

¿Será una recomendación o obligación para toda la población?, a lo que nos dice: “La eficacia de las vacunas es que cuanto más personas se la pongan son más efectivas porque hay más personas protegidas y la transmisión es menor. Se está discutiendo mucho cuáles van a ser los primeros grupos de personas que se van a vacunar. Parece que va a empezar por los trabajadores sanitarios o los trabajadores de primera línea seguidos probablemente de las personas que tienen mayor riesgo”.

 

Consejos básicos mientras llega y de cara a Navidad

Le pedimos algunos consejos básicos hasta que venga la vacuna, a lo que nos insiste: “Creo que para entender que es lo que más funciona a la hora de prevenir, hay que entender cómo se transmite este virus. Es respiratorio, está en las secreciones que producimos cuando hablamos, tosemos, reímos, gritamos… Entonces cualquier cosa que nos aleje de estas secreciones es lo que nos va a proteger. Es decir, el uso de mascarillas previene que una persona infectada contagie a otros, pero también previene que el que no está infectado se proteja. Hay que mantenerse alejado de las personas, se dice por lo menos dos metros. El lavado de manos es muy importante sobre todo cuando nos tocamos la cara o cuando hemos tocado cosas que han estado en contacto con esas secreciones, pero hay que recordar que una persona no se infecta por las manos, se infecta por la nariz, la boca o los ojos”.

De cara a Navidad, ¿qué nos recomienda?: “Pues limitar el tiempo que se está con otras personas en espacios cerrados, utilizar la mascarilla lo más posible y mantener esa distancia. Una de las cosas que hacemos es que cuanto más tiempo pasamos con alguien más nos relajamos y bajamos la guardia. Entonces a lo mejor podemos disminuir el tiempo de 4  horas de cena a 2, que las mesas se separen un poco y no esté la gente tan junta. Lo ideal sería no ver a nadie, es lo que no tiene ningún riesgo, pero muchas personas no son capaces de hacer eso, es difícil y ciertamente en Navidad es importante pasarlo juntos”.

La primera entrevista en profundidad: la segunda cuando se terminen los ensayos clínicos. En Miami, sangre antequerana para la vacuna contra el virus.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 21 de noviembre de 2020. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).