Luto por la pandemia del coronavirus en el Día de la Ciudad y Santa Eufemia este miércoles 16 de Septiembre, donde la antigua colegiata de Santa María acogió a mediodía el acto institucional de entrega de distinciones municipales a personas y colectivos. El aforo limitado se puso en pie, en el momento de la entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad al Hospital Comarcal de Antequera, que además de por su 20 aniversario se le une la lucha por la COVID-19.

 

Como viene realizando el equipo de gobierno del alcalde Manuel Barón, se escoge el 16 de Septiembre por ser el día en el que se conmemora la Reconquista por el Infante don Fernando, día en el que se proclamó a Santa Eufemia como su Patrona y se eligió a su primer alcaide, Rodrigo de Narváez y se le dio su escudo de armas, el Pendón de la Ciudad.

Con un correcto protocolo de seguridad de medidas preventivas por la pandemia, comenzó el acto a las 12 en punto, con el centenar máximo permitido y transmitido en directo por el canal de YouTube de El Sol de Antequera.

En el altar de la antigua Real Colegiata de Santa María, las banderas de España, Andalucía, Antequera y la Unión Europea, así como el cuadro de Santa Eufemia que desde el 2010 preside las escaleras municipales, realizado por el artista de la tierra Pepe Romero.

Acto conducido por el jefe de prensa y protocolo del Ayuntamiento, Pablo Javier Guerrero, que fue guiando y explicando cada parte del acto. En la mesa central, el alcalde Manuel Barón, la teniente de alcalde de Tradiciones Elena Melero y la funcionaria municipal Paola Montenegro, que actuó de secretaria leyendo las aprobaciones de las distinciones.

Nada más comenzar, minuto de silencio por las víctimas de la pandemia e interpretación del Ave María de Schubert por la joven violonchelista María Martínez, dando un grado más de luto y recuerdo a todas las víctimas.

 
 
 
 
 

Entrega de las Jarras de Azucenas de Plata a instituciones centenarias 

Tras la introducción de Pablo Guerrero, la secretaria Paola Montenegro leyó el acuerdo municipal y cada galardonado se trasladó al escenario, donde el alcalde Manuel Barón entregó el diploma enmarcado y la medalla, con fuertes ovaciones del público.

Tres Jarras de Azucenas de Plata, la primera para la empresa Abasthosur que cumple 100 años, recogida por los hermanos Manuel, Antonio, Rafael y Javier Carmona González. "En nombre de mi familia quiero mostrar nuestro agradecimiento a nuestro alcalde y todos los miembros de la corporación por tan alta distinción de la jarra de azucenas para nuestra empresa Almacenes Carmona-Abasthosur reconociendo su buen trabajo a lo largo de tantos años". 

"Queremos dedicar este preciado galardón: "a la familia”, nuestra familia, formada por cientos de trabajadores que nos han acompañado a lo largo de los años y han hecho suyo este sueño. Por miles de clientes, amigos y proveedores que han confiado en nosotros y que nos han acompañado en esta gran aventura".

Luego, Platería del Pino, recogido por el matrimonio formado por Matías Almeda y Ana María Del Pino. "Establecimiento que fue fundado en el siglo XVIII en el año 1879. ¿Cómo es posible que un establecimiento que está dedicado a varias actividades como es la platería, la relojería y la óptica permanezca a la familia tantos años seguidos? La respuesta al periodista fue: esta familia ha tenido como fin primordial la honradez, la seriedad y el respeto al cliente desde su fundación y sigue las mismas normas.Mi hija Carmen y mi sobrino Rafael y Isabel, hijo de Rafael del Pino que en paz descanse, son en la actualidad la decimo segunda generación dedicada a la platería y a la óptica".

Y por último al Colegio María Inmaculada, recogido por la Sor María Dolores Montero, superiora y directora titular del centro. "Doy gracias a Dios por la entrega, servicio y disponibilidad de la primera Comunidad y de tantas Hermanas a lo largo de estos cien años. Por tantas personas que siempre estuvieron dispuestas a colaborar en los múltiples servicios que esta casa ha ido prestando según las circunstancias históricas que tocaba vivir".

 

Tres nuevos Hijos Adoptivos de Antequera

Bernardo Gómez Arroyo, hijo de la recordada y nueva Hija Adoptiva de Antequera, a título póstumo, doña María Jesús Blázquez de Lora, agradeció el reconocimiento a su madre. “Hay situaciones en la vida en las que es muy difícil expresar con palabras los sentimientos que a uno le embargan... y eso es lo que nos sucede en estos momentos a mis hermanos y a mí, pues nos embargan sentimientos de agradecimiento profundo y de recuerdo entrañable".

El catedrático Juan Benítez Sánchez, tras 50 años en nuestra ciudad, es nuevo Hijo Adoptivo, como todos los que intervinieron agradecieron el reconocimiento al alcalde, Ayuntamiento, comisión de honores y particulares y entidades que se han sumado en las peticiones como su caso.

"Decía Séneca que “Nada es más honorable que un corazón agradecido” y el mío lo está, y mucho, a la Comisión de Honores y Distinciones de esta corporación y a su Presidente, el Alcalde de Antequera,  porque, atendiendo a las muchas personas, según se me ha comunicado,  que a título personal, con cartas muy emotivas y afectivas hacia mi persona, o representativo, como el Alcalde de mi pueblo Cuevas de San Marcos, al que le agradezco su presencia hoy aquí y  los directores de  instituciones u organismos".

Con esta citas, terminó su intervención, "podría añadir muchísimas más, sólo he querido hacer un elogio de Antequera, esta gran ciudad que hoy me acoge como  madre. Me ilusiona ser tu hijo y parafraseando a mi gran y admirado amigo don José Antonio Muñoz Rojas, quiero confirmarte que siempre has sido, lo eres y lo seguirás siendo, “Norte de mi pluma.”. Muchas gracias". 

Y por último, Francisco Pérez Morilla, quien emocionado compartió: "Es para mí un gran honor recibir el nombramiento de Hijo Adoptivo de Antequera, decisión del Ayuntamiento presidido por el alcalde don Manuel Jesús Barón. Gracias doy a don Antonio Fernández, párroco de San Sebastián, promotor de esta feliz aventura mía, nunca imaginé que llegaría a efectuarse".

 
 
 
 

El público en pie al entregar la Medalla de Oro de la Ciudad a Belén Jiménez, en nombre del Hospital Comarcal de Antequera

Empezó la propuesta por su 20 aniversario, pero se complementó con el agradecido y eterno trabajo de todo el personal sanitario por combatir la pandemia del coronavirus. No pudo producirse el abrazo entre dos grandes amigos, Belén Jiménez, directora del Hospital; y Manuel Barón, alcalde de la ciudad; pero sí se apreció la amistad con sus miradas y gestos.

Nada más recibir la Medalla de Oro de la Ciudad, la alzó y la ofreció al público, que se puso en pie y brindó la ovación más sentida del acto. Ya en su intervención, la directora del Hospital, recordó cómo se lo comunicaron y al paso de unos días empezó la pandemia a aparecer en la Comarca.   

"20 años a nuestro lado en un incansable trabajo, es un indudable motivo para que este reconocimiento por el cual también lo recibo con tanto orgullo.Tres minutos versus tres meses, desde aquel 9 de marzo en el que ingresó un paciente en nuestro Hospital ingresado por la Covid-19. Hasta final del mes de mayo hasta que pudimos decir por fin, que ningún andaluz había fallecido por el virus en las últimas horas. Nadie dijo que fuera fácil y cuan cierto es eso de los renglones torcidos de Dios".

"Pocas situaciones tan dolorosas para una persona como un  duelo, y más en estas circunstancias. Compartimos su dolor y siempre vamos a estar a su lado. Todo nuestro apoyo y cariño.  Este reconocimiento, también es para ellos".

Crisis, amenaza, miedo,  incertidumbre, angustia,  tristeza, desazón. "Pero también vocación, firmeza, arrojo, fuerza, superación, esperanza, valentía. Nuestro objetivo seguir avanzando hacia la luz. No me voy a dejar atrás a ninguna de las personas de la plantilla del hospital, da igual su categoría profesional, a nosotros nos da igual: somos una familia. Ni me voy a dejar atrás a nuestra Primaria, al frente de la Sanidad de 19 municipios que se dice pronto, qué poco luce su misión, pero qué fundamentales son. Somos un equipo y como tal, todos, todos, esenciales".

Pidió desde el  "atril recursos y apoyos por supuesto, pero sobre todo, más respeto, más empatía, más paciencia,  más humildad, más corazón. No se puede permitir que a todos aquellos que hoy reconocemos pasen de ser héroes a ser casi asesinos en 24 horas. Cada vez que emitimos un juicio, nos alejamos de la posibilidad de aprender de nosotros mismos y también de los demás. No tenemos que desperdiciar la oportunidad de ser mejores personas. Vamos a aprovecharla".

Y terminó agradeciendo a "Antequera por cuidarnos y por dejaros cuidar, gracias por haber confiado en nosotros, enhorabuena al Hospital por la máxima distinción que otorga esta ciudad, la Medalla de Oro. Y me permitís su extensión a todos y cada una de las personas que conforman el Área Sanitaria de Antequera. Bien sabemos, Dios y yo, que lo tenéis más que merecido. Estamos a vuestro servicio. Muchas gracias".

 

 

El Alcalde cierra el acto, agradeciendo a cada uno de los homenajeados

A las siete personas y entidades les dijo: "Hoy, vuestra madre, Antequera, se siente más orgullosa de vosotros, de sus hijos y de sus instituciones, educativa y la sanitaria. De sus nuevos hijos, Juan, Paco y la excelsa y excelentísima María Jesús. De sus comercios y de sus industrias y de todos los que hoy nos acompañáis desgraciadamente con un aforo limitado y reducido por la situación que estamos viviendo".

"Os animo a seguir superando las dificultades que estamos viviendo. A vivir con responsabilidad, con prevención, con mucho cuidado, pero seguir trabajando para honrar a esta bendita tierra, que nada ni nadie nos pare, que nada ni nadie nos detenga en nuestro compromiso de lucha diaria y constante por mejorar la vida de los antequeranos, para mejorar su ciudad, para mejorar sus casas y empleos, para mejorar nuestro hospital y nuestros colegios, para mejorar nuestros comercios e industrias, solo así la ciudad volverá de nuevo a correspondernos cuando todo esto acabe con la riqueza, el empleo y la mejor económica de todos y cada uno de los que formamos parte de ella".

Ya por último, se interpretaron los himnos de Andalucía y España, terminando el acto con la fotografía de familia y la de cada distinguido con sus amigos, familiares y compañeros. Ahora queda alas 19,30 horas, la función votiva a Santa Eufemia para culminar este 16 de Septiembre de 2020, el de la pandemia, el del coronavirus.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 19 de septiembre de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).