Los barrios de Antequera están perdiendo la fuerza de sus colectivos vecinales, puntos de unión para exigir que estén cuidados, lugar de encuentro anual y promotores de fiestas en el barrio y viajes como venía haciendo durante los 25 años la de San Juan, que se ha tenido que disolver por falta de personas que quisieran relevar a José Hidalgo Gutiérrez, presidente desde su fundación en 1994. 

Tras más de un año intentando que alguien le relevara a él y a sus diez directivos, han tenido que dar el paso de su desaparición. Tras elevarlo a los registros correspondientes, repartieron los 6.990 euros que tenían a diferentes grupos solidarios: Cáritas, Cruz Roja, Comedor Social y un vecino.

En 1994 surgió para dar respuesta al barrio, actividades a sus vecinos y pedir mejoras para sus calles al Ayuntamiento. “Era alcalde Jesús Romero y nos dejó el barrio precioso, eliminando los vertederos, plantando árboles y creando jardines como nunca habíamos tenido. De estar abandonado, conseguimos dar la hermosura que tiene”.

Trabajador de la construcción y emigrante a tierras catalanas, al regresar fue fundador de la asociación que promovía la verbena en el día de su patrón, San Juan, con servicio de barra, juegos para los pequeños y actuaciones musicales. Con los años se tuvo que dejar como en muchos barrios.

Desde la asociación, siempre se han promovido actividades en la sede con 200 socios que tenían; y viajes para todos, además de participar en actividades municipales. 

Desde hace un año, José Hidalgo dijo “que no podía seguir con todo el dolor de mi corazón porque tengo ya 72 años y quienes están al frente de un colectivo saben el trabajo que tienes que dedicarle y los líos que se forman”. Por eso anunció su retirada, sin que nadie le siguiera. 

Tras pasar los meses, comenzó la extinción de la misma, donando el dinero que tenían en sus cuentas. A Cáritas Arciprestal le han dado 2.900 euros; al Comedor Social Casas de Asís, 2.000 euros; a Cruz Roja, otros 2.000 euros; y a una familia necesitada del barrio, 90 euros para la compra de alimentos.

Su agradecimiento y a la espera que alguien tome el relevo

Hidalgo nos atiende con pena y nostalgia: “Cuando hemos tenido que cerrar, pienso en lo que harán ahora esos 200 socios, que tenían en nuestra sede y sus actividades, su forma de pasar el tiempo, el día a día. Como sabes, al estar San Juan bajo las cuestas, a muchos les cuesta ir al centro, donde hay muchas actividades, y aquí al menos conseguimos que tuvieran dónde entretenerse. Ahora se quedan sin alternativa”.

Sabe que no es algo solo de San Juan y desea lo mejor para su barrio: “No somos los primeros, pero tampoco seremos los últimos. Los barrios se están perdiendo, Solo me queda agradecer a todos los que han contribuido este tiempo”.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 11 de julio de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).