Esta semana se cumplirá el cuarto aniversario de aquel 15 de julio 2016, jornada histórica para la ciudad en la que a las 15,33 horas el Sitio de los Dólmenes de Antequera era inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO en la reunión celebrada en Estambul por el Comité que durante esa semana celebró la reunión. Celebración por todo lo alto en la capital de Turquía y en Antequera en los Dólmenes, Museo de la Ciudad y repique de campanas en todas las iglesias de Antequera.

La pandemia del coronavirus ha mermado los actos previstos, pero el conjunto dolménico anunció este jueves 9 los propios que ya adelantó semanas atrás: concierto el miércoles 15 y espectáculo de luces y sonido el domingo 19.

Concierto íntimo en el interior de Menga, el miércoles 15 de julio

El miércoles 15 de julio a las 22 horas comenzarán con una única sesión de “Experiencia Gurdjieff” dentro del Dolmen de Menga para celebrar el IV Aniversario de la declaración del Sitio de los Dólmenes de Antequera como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Se hace cargo la Fundación Alqvimia Musicae con música del Próximo y Lejano Oriente con creaciones visuales proyectadas en el interior del Dolmen de Menga. Imprescindible reservar entrada ya que el aforo está limitado a 20 personas.

Antes del domingo, el jueves 16 de julio: teatro “El tambor y la sal” a partir de las 21 horas en el Centro Solar Michael Hoskin.  Obra de teatro interpretada por Surterráneo Teatro quienes ya han estado en Menga ofreciendo esta representación que tuvo una buena acogida por el público.

El domingo 19 de julio: espectáculo de luces y sonido en el conjunto dolménico

Y para cerrar, el domingo 19 de julio a las 22 horas “Música y luz para la cosmovisión del Sitio de los Dólmenes de Antequera” de nuevo con la colaboración de la Fundación Alqvimia Musicae. Aforo limitado a las recomendaciones que establezcan las autoridades sanitarias.

Un acto donde se evidenciará que los Dólmenes de Antequera “son un claro y singularísimo ejemplo de la importancia de los elementos del paisaje para las sociedades de hace 6.000 años. El dolmen de Menga, orientado hacia la Montaña Sagrada, señala la importancia de Gea (la Tierra), de la cual somos parte intrínseca nosotros y todo lo que nuestros sentidos llegan a alcanzar”, adelantan desde la organización. 

Viera, orientado al amanecer del sol en los equinoccios de primavera y otoño, “indica permanentemente el ciclo vital al que pertenecemos. El Sol rige las estaciones, ciclos de vida y muerte que se renuevan cada año”. 

Y el Tholos de El Romeral, orientado hacia el Torcal de Antequera, “mira hacia el lugar origen de nuestros antepasados. Aquellos que estando protegidos por la naturaleza del Torcal fueron migrando hacia el valle de la Montaña”. La Experiencia de Música y Luz para la cosmovisión de los dólmenes “será como una banda sonora de nuestra propia historia como humanidad. Conscientes de que Gea, con sus montañas, cielos, ríos, océanos, cuevas, terremotos, tormentas... nos precede en miles de años en su nacimiento. El Sol, elemento vivificante de la vida orgánica, y El Torcal, lugar sagrado y mágico del que habitaron nuestros ancestros”. 

Se ruega estar atentos a las indicaciones de prevención por la pandemia del coronavirus que no podrá reunir a tanta gente como el pasado año.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 11 de julio de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).