La entrega de los “Efebos de Antequera” en el Día de Andalucía es un reconocimiento inicial que termina en homenaje cuando tras recibir la reproducción del preciado bronce romano, las palabras de quienes se colocan ante el atril, son para los que ya no están, los que estuvieron, los que creyeron en ellos y los que siguen estando con el paso del tiempo y los que vendrán en el futuro.

 

Fue un acto muy entrañable, que empezó a las 12 del mediodía de este viernes 28 de Febrero, tras la izada de banderas y transmitido en directo exclusivamente por nuestro canal de YouTube. Al abrirse las puertas del Teatro Torcal (dos muchachas vestidas de “antequerana” que ofrecieron pulseras con los colores andaluces), el telón estaba bajado y se esperaba que comenzara la función.

Una vez sentadas las autoridades, protagonistas, invitados y amigos, se escuchó la voz de Rocío Moltó García, periodista de ASAJA, que fue la conductora del acto este año, junto a Miriam del Olmo, traductora de lengua de signos.

Momento en el que se exhibió el vídeo sobre el 90 aniversario de El Torcal de Antequera, a cuyo término un cuarteto de cuerda del Conservatorio de Música interpretó el Himno de Andalucía (Lucía Olmedo al chello, Marta Conejo y Elvira de Rojas Guerrero al violín;y Álvaro Vergara con la viola).

En el escenario, la reproducción de “El Efebo de Antequera” y dos grandes tapices, uno con el escudo de España y otro con el de Andalucía. Tras el preludio musical, Rocío dio la bienvenida a todos los presentes y volvió a dar paso a la Cultura, esta vez  al Taller Municipal de Baile Flamenco Escuela de Ana Pastrana, que ampliaron el escenario subiendo y bajando las escaleras, con sevillanas en cuatro de sus variedades: boleras, rocieras, bíblicas y corraleras.

“Los galardones de hoy vienen a representar eso, la dedicación, el ímpetu o el sacrificio del que hace gala Antequera y sus gentes, gentes ilustres desde la sencillez y la constancia”, explicó la periodista de ASAJA.

 
 

Cultura para comenzar la entrega de premios

El primero en entregar fue el de “Colectivos” al Conjunto Coral San Sebastián por su 30 aniversario, que fue recogido por su presidenta, Ana Teresa Gómez y como todos los premios, entregado por el alcalde Manuel Barón, a quien se le sumó un concejal, en este caso Teresa Molina. 

En referencia a recibir este premio en la modalidad de colectivo, Teresa señaló: “Un conjunto de personas muy diferentes entre sí, en razón de edad, sexo, profesión, simpatías políticas, pero capaces de ponernos de acuerdo y llevar a cabo un proyecto común y así desde hace 30 años”.

“Queremos que Antequera esté orgullosa de nosotros, como nosotros lo estamos de nuestra ciudad, cuyo nombre llevamos a todos los sitios donde actuamos dentro y fuera de España”.

El segundo el de “Cultura” para el Conservatorio Elemental de Música, recogido por su directora Teresa Moreno (que subió con el niño Ángel García, estudiante de 9 años en representación de todo el alumnado), entregado además por Elena Melero.

Tomó la palabra y compartió: “Ángel Sanzo, Rosa Miranda, Trino Zurita, Juan Lago, Antonio Ortiz, Juan Ramón Veredas, Laura López, Rocío Sánchez, Esther Sanzo, los hermanos Morales, los hermanos Garrido Madrona, María Martínez o Marta Tejero son ejemplos de una prolífica lista de alumnos y profesores destacados ligados para siempre al nombre de nuestro conservatorio. Este Efebo les pertenece”.

También añadió que “esta estatuilla reconoce la encomiable tarea de los padres y madres que con perseverancia llevan a sus hijos puntualmente a clases”. 

Seguidamente, el de “Deportes” a Juan Narbona Bravo, perteneciente a aquella mítica generación de grandes jugadores de la tierra que en 1981 ascendieron  a Segunda B y hoy se dedica al deporte base. Fue entregado también por Juan Rosas.  

Hizo extensivo su agradecimiento “a todos y cada uno de los compañeros que han compartido conmigo terreno de juego, sin ellos, lógicamente no habría sido posible”.  Rercordando “de una manera especial a todas aquellas personas que en el día de hoy se alegrarían del reconocimiento que recibo y que por desgracia hoy no se encuentran entre nosotros”.

Al terminar sus palabras, subió al escenario su nieta, Abril Narbona Sánchez, para abrazarle en uno de los momentos más tiernos.

Celia Fernández comparte el mensaje más claro

Momento para el de “Inclusión” para Celia Fernández Sánchez, enfermera diagnosticada de acondoplasia al nacer lo que le llevó a una complicada vida que respondió con ganas de superación y de inclusión como ella mismo destacó. Fue una de las intervenciones más directas y realistas. Sara Ríos se lo entregó junto al Alcalde.

“La discapacidad me ha ayudado a superarme y a superar las barreras que nos ponen día tras día. Y la inclusión junto con la discapacidad van de la mano, porque  tenemos que superarnos a nosotros mismos”.

Fue contundente: “Hay que quitar las frases de pobrecito, qué lástima o te lo mereces por todo lo que has pasado. No, hay que decir olé tú que has luchado por lo que querías y aquí lo tienes”.

El de “Juventud” fue para José Antonio Cuenca Morales, bicampeón mundial de Kettlebell, que lo recibió de manos de Elena Melero. Tuvo palabras para su pareja María y para sus padres: “Todo un ejemplo para mí, en el que desde pequeño ya me fijaba. Por enseñarme a luchar por todo lo que me proponga en la vida. Gracias papá y gracias mamá”.

Y por supuesto, nombró a sus entrenadores: “Gracias Fernando y gracias Pablo, por ayudarme, por no ser sólo mis entrenadores, sino ser uno más de mi familia, gracias por estar siempre ahí, ya sea en el ámbito deportivo como el personal”.

“Labor Ciudadana” para Josefa Alarcón Portillo, presidenta de la Asociación de Vecinos de San Miguel, que recibió el diploma y “El Efebo” también de manos de Alberto Arana. “Quiero agradecer enormemente a mis compañeros de junta de directiva, su incondicional apoyo que me han dado en tantas y tantas decisiones que hemos tenido que tomar así como todos vecinos del barrio y demás asociaciones de Antequera y anejos por haber apostado por mi persona”.

“Gracias a mi marido Paco, a mis hijos, Antonio y José, a mi familia el haber permitido con su cariño y comprensión que yo pueda dedicar tiempo a tantas y tantas actividades que venimos desarrollando”. Los más pequeños de su casa también optaron con subir a felicitarla antes de que bajara las escaleras.

El de “Patrimonio” fue de nuevo para Antonio García Herrero, artista del Área Patrimonial del Ayuntamiento que, emocionado, no pudo hablar en público esta vez, acompañándole en la entrega la teniente de alcalde Ana Cebrián.

Al terminar el acto compartía con nosotros: “Para mí es un doble orgullo porque he estado fastidiado de salud unos años y este nuevo reconocimiento es de nuevo una satisfacción. No es un premio para mí, es para toda mi familia, para todo mi equipo del Área de Patrimonio, que trabajan conmigo día tras día para mantener los monumentos de nuestra bella ciudad”.

Román Mejías emociona al dedicar a sus padres el “Efebo” recibido

Aunque cada uno tuvo sus palabras, frases y agradecimientos, cada año hay alguno que destaca por algún motivo, como lo fue el de “Popularidad” para Román Mejías Díaz, que optó por recordar la figura de su padre y alabar la de su madre. Se sumó a entregárselo la concejal Sara Ríos Soto. 

“Mi padre nos dejó hace 40 años, ese Bazar Mejías que le ha vendido juguetes, y bazar, y vajillas a Antequera... fue mi padre, que nos dejó muy pronto, pero él sí que es popular, tiene una popularidad eterna, 40 años después todavía la gente me dice ¡hay que ver cómo era tu padre...! Eso sí que es ser popular”.

Y lo hizo extensible a su madre: “Mamá, esto es tuyo también, desde hace 40 años con cuatro hijos pequeños que has sacado adelante como una crack que eres. ¡Mamá te quiero mucho!”. 

El de Servicio Público fue para el Parador de Antequera, recogiéndolo su directora, Abigail Morán y entregándoselo el teniente de alcalde Ángel González.“El Parador de Antequera da de comer a casi 50 familias y forma a profesionales, algunos de ellos nos acompañan hoy para recoger su premio. Mis jefes de equipo son los mayores merecedores de este Efebo, por ello también les doy las gracias por su esfuerzo, por su dedicación y por su sonrisa diaria”.

 

 
 

Emoción, homenaje, llanto y dedicado al Cielo

Como decíamos, un día de contrastes, llegando a su punto álgido al llegar al de “Trayectoria Personal” que a título póstumo se entregaba a Concepción “Conchita” Pérez Arcas, presidenta que fue de la Asociación Antequerana de Mujeres Mastectomizadas, vecina del Barrio del Carmen y que nos dejó días antes de Navidad.

Lo recogieron su esposo, Francisco Padilla, y su hija, Rocío, quienes se fundieron en un abrazo con el alcalde y con el teniente de alcalde Alberto Arana, mientras el público no paró de aplaudir y subió además su nieto Hugo.

Fue su hija, quien emocionada dijo: “Es un gran honor para mi padre, para mi hijo y para mí recoger este premio. ¡Ojalá lo hubieses recogido tú mamá, hubieses llenado el teatro de gente y alegría!”.

“A pesar de las adversidades que la vida le ha presentado y todo lo que ha trabajado junto con mi abuela en el estanco, mi madre ha sabido exprimir la vida al máximo y ha disfrutado en todo momento, ha brillado hasta con el alma rota. Nos  ha llenado la vida de recuerdos de calidad porque eras, eres y serás única”.

“Mamá: ¡siempre serás eterna en nuestros corazones, pero a partir de hoy también lo serás en tu ciudad, Antequera! Estoy segura de que hoy hay fiesta en el cielo”.

Pasamos al de “Trayectoria Profesional” para Magdalena de la Linde Pérez, con 90 años y al frente de Hostal Colón y “La Castellana”, quien subió junto a su hija Cristina  y ayudó a entregárselo el teniente de alcalde Antonio García.

Su hija habló en nombre de su madre, destacando las virtudes por las que su padre se enamoró de ella: “Simpatía, bondad, espíritu de trabajo, religiosidad y lealtad”.

Repasó su vida profesional para terminar: “Aquí la tenemos con sus 90 años al pie del cañón, siguiendo el lema de mi padre: al turista siempre hay que darle la mejor de las sonrisas”.

Y terminó la entrega de distinciones con el de “Vida Rural” pata José Ángel López Pozo, de Cartaojal, a quien además se lo entregó el diputado y concejal Juan Álvarez. Fue todo un canto y reclamo a la vida rural: “Necesitamos proyectos, necesitamos que se apueste más por las distintas pedanías del municipio antequerano, necesitamos gente preparada que produzca y para ello hay que prepararlos, necesitamos gente con ideas que no siempre estén relacionadas con la agricultura y el ganado. El entorno rural es la base de nuestra economía y si dejamos que el campo muera, acabaremos muriendo todos”.

 

El alcalde cierra el acto antes de la interpretación de los himnos de Andalucía y España

Para terminar las intervenciones, la del alcalde de Antequera, Manuel Jesús Barón Ríos, quien expuso: “Si me lo permitís lo voy a aunar en torno a la imagen y el recuerdo de Conchi, en ella hoy hemos rememorado esa sonrisa, esa fuerza, ese querer vencer y venciendo los obstáculos”.

“Antequeranos: me siento muy orgulloso de vosotros, de las personas que son merecedoras de estos Efebos. Antequera es una tierra que da muchas buenas personas y hace nacer lo mejor de nosotros mismos”.

Se pidió que subieran todos los galardonados para cantar el Himno de Andalucía, cuya letra fue interpretada por la artista antequerana Ana Hijano, acompañada al violín por Alicia Daza. Terminando con el Himno de España y tras casi dos horas, finalizó el acto de entrega de Efebos en el Teatro Torcal en este año 2020.

 

Más información, edición impresa sábado 29 de febrero de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).