Antequera vivió su Real Feria de Agosto de 2019, del 21 al 25, donde destacó el Pregón de Sebastián Podadera por sus recuerdos, la humildad y sencillez de la Regidora Conchi Robledo, la consolidación del Paseo Real como reclamo de la Feria de Día, las tardes de la juventud en “El Cortijo” y el recinto ferial como lugar de los “cacharritos” y aglomeraciones de gente en los conciertos, con el único “pero” de las casetas de noche. Se tuvieron que suspender los fuegos artificiales por el peligro que suponía el fuerte viento de la noche última.
 
Sin duda, una de las notas más destacadas de este 2019 ha sido el pregonero, Sebastián Podadera, quien basó su intervención en dar voz a medio siglo de iniciativas en sus bares, en sus casetas, en la feria y un cántico de amor a su mujer ya la reivindicación de promover más medios para la lucha contra el Alzheimer. 
 
Unas fiestas donde su Regidora, Conchi Robledo, acompañada por sus “manolas”, han mostrado humildad, sencillez, querer pasar desapercibidas y agradecer que se acordaran de ellas. Y una Real Feria donde se estrenaba la joven Elena Melero al frente de la organización, con muchas ideas de poder ir desarrollando para los próximos años.
 
La Feria del Centro
El Paseo Real es la mejor iniciativa que se ha realizado desde que se abriera el nuevo recinto ferial. Unificar las casetas y ofrecer concursos (aunque con menor participación) y actuaciones, ha vuelto a ser muy bien acogido.
 
Mientras, el resto de casetas, piden alguna que otra actuación, ya que notan mermada la afluencia de público, recordando que luego en la de Primavera son las únicas que se montan.
 
Ya por la tarde, la juventud se concentró en “El Cortijo”, con música, buen ambiente y baile. Y para los niños y mayores, amplio programa en el Paseo hasta entrada la noche, lo que hace que muchos no bajen al recinto ferial.
 
La noche: conciertos gratuitos y casetas de juventud que piden ayuda
 
La Caseta Municipal se llenó en todos los conciertos de miércoles a domingo, destacando el de Lola Índigo el viernes 23, con más de 10.000 personas, siendo uno de los más multitudinarios que se recuerdan. El público abarrotó la carpa en sí, así como la barra de la Caseta Municipal, la zona del botellón y parte de la avenida central que da paso a las casetas andaluzas y atracciones mecánicas.
 
Los caseteros y el Ayuntamiento deben de buscar una fórmula porque nos podríamos quedar casi sin casetas, tras ver de nuevo que no remontan una feria más. Tras haber tenido más de diez andaluzas y cerca de una decena de juventud, este año hubo solo cinco andaluzas y dos para los más jóvenes.
 
Por su parte, se notó la feria de Málaga y hubo menos atracciones mecánicas, con un precio medio de 3 euros y 2,50 euros para los días 21 y 26. En los Toros, puerta grande para Manzanares y De Miranda en la goyesca y para Diego Ventura en el espectáculo de rejones, la apuesta de Jorge Buendía este año.
 
En altercados, La Policía Nacional detuvo a un policía local de Campillos, denunciado por presuntos abusos sexuales a una mujer, según informó la Policía Nacional. El investigado “habría intentado ligar con la denunciante y una amiga mostrándoles, inicialmente, su placa de agente de la autoridad y, luego, aproximándose y practicando tocamientos en zonas íntimas a la víctima”.
 
Por otra parte, en la noche del sábado al domingo, hubo una pelea en el entorno de las casetas de juventud, con heridas graves en uno de los participantes, teniendo que ser trasladado al Hospital.
 
El lunes 26, fuera de feria, de 21 a 23 horas, no hubo música para que las personas con trastornos de espectro autista pudieran disfrutar de las atracciones, aunque hubo menos gente que en la de Primavera, ya que estábamos el alerta amarilla, con fuerte tormenta entre Campillos y Sierra de Yeguas, sin llegar finalmente a Antequera. Más información, edición impresa sábado 31 de agosto de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).