El Carnaval de Antequera está a la vuelta de la esquina y como toda fiesta que se precie necesita un pregonero que conozca de primera mano cómo se vive desde dentro y qué se necesita para disfrutar del mismo y este es el caso del que fuera profesor de Historia del Arte, Manuel Rodríguez García (Antequera, 5 de junio de 1952).

El próximo viernes 1 de marzo, a partir de las 20 horas, el Teatro Torcal se vestirá de gala para recibir al Carnaval de 2019, que este año se amplía a dos días y se concentrará en la Plaza del Coso Viejo, de la mano de Manuel Rodríguez y donde también se tiene previsto que hagan su presentación al público la Chirigota ‘Los Niños’ y la Chiriparsa Antequerana.

El apasionado pregonero del Carnaval de Antequera de 2019, Manuel Rodríguez,  comienza hablándonos de la evolución de la fiesta con el paso de los años: “Yo haría una síntesis diciendo que ha ido evolucionando cada vez menos, se ha intentado recuperar, pero cuesta... Hay una frase por ahí que dice que: ‘Donde hay Semana Santa no hay Carnaval’. Y aquí los grupos en las cofradías constituyen una fuerza social importante para sacar un evento a la calle de tal relevancia... Si tuviéramos esas cofradías en los mismos grupos de comparsas dedicadas al Carnaval esto sería distinto”.

“Antequera es como el Guadiana. Hemos tenido unos picos magníficos de gente en la calle... Esa Calzada y Estepa que se llenaban  hasta los topes... No sé qué pasó después, pero se pasó de allí a la Alameda y aquello fue un desgaste... Después de aquello los políticos, independientemente del color, han intentado inyectarle lo que necesitaba, pero tenemos que ser los antequeranos los que disfruten de la fiesta, por decreto municipal no se puede hacer un Carnaval”, añade Rodríguez. 

Sobre la falta de participación en el Carnaval de nuestra ciudad, Manuel asegura: “Cada vez hay más diversiones y salidas al exterior y más fiestas y quizá sea eso, que tengamos tanto que a lo mejor la gente divertirse sea tan prolífero en lo que es todo el año que cuando viene una fiesta más, es eso una fiesta más... Tiene que ser el ciudadano el que quiera Carnaval, pero no se le puede presionar ni imponer... Lo curioso de mi Antequera, y lo percibo en todos los carnavales es que el que no se ha vestido debería pensar: ‘el año que viene me visto’, pero pasan los años y no se hace”.  

Un intento de regenerar la fiesta del Carnaval

Aún en estos días, Manuel continúa perfilando su Pregón del cual no quiere aún desvelar nada: “Amigos me han sugerido el grabarme con mi texto del pregón, y lo hice, pero cuando terminé mi mujer y yo nos miramos y dijimos: ‘menudo pestiño’... Es que yo he sido historiador del Arte y a lo más que he podido llegar es a estudiar el comportamiento humano, pero los que han venido antes: chirigoteros que con una guitarra te alegraban al público...”

Sobre el pregón, Manuel tan solo nos apunta: “Tendrá matiz histórico, pero lo que quiero es un pregón humano de la añoranza... Voy a intentar por todos los medios que esa añoranza y ese recuerdo merezca la pena para traer un Carnaval nuevo, algo que se regenere, que guste y anime... En el fondo a la gente se le pide que salga a divertirse... yo sé que existe la contricción de que llega la Cuaresma, pero ese concepto religioso se ha perdido”.    

En ese ánimo de regenerar el Carnaval, este año se va a llevar una nueva medida para impulsarlo cambiando de ubicación el desarrollo de las actividades a la Plaza del Coso Viejo. Sobre estos cambios, el pregonero detalla: “Cuanto más cerca esté la diversión de los metros cuadrados de bares, más garantizado está que esto funcione y más un Carnaval. En este caso la ubicación está perfecta. Podríamos volver a ponerlo en la Calzada, pero supondría cortar una calle y demás... El que se tengan bares alrededor, sin duda anima y que se tenga una carpa donde se desarrollen actividades y la gente de la carpa salga y entre favorece a todos en la fiesta... Lo que desde luego no favorecía era enclaustrarnos en una carpa que ponían en el Paseo Real donde llegando las 12 de la noche y el frío y sin ánimos de vivir la fiesta por allí, ya que tampoco era atractivo lo que se ofrecía desde el punto de vista gastronómico y todo eso mermaba las ganas de vivir el Carnaval”.  

Para ayudar al crecimiento del Carnaval en nuestra ciudad, pregonero Manuel Rodríguez considera que se podrían sumar más actividades de otro tipo a las que ya se realizan como reclamo para la gente y que se viva de una manera más intensa: “Está claro que cuanto más se dedique y cuanto más se vuelque el Ayuntamiento con el Carnaval más va a favorecer en todos los sentidos. Yo no quiero saber mi preguntar cuál es el presupuesto. Es evidente que el presupuesto es muy importante para un Carnaval y traer atracciones también es fundamental. Si se hubiera hecho tres días, viernes, sábado y domingo; y en el viernes al terminar la presentación hubiera actuaciones y el sábado más actuaciones e incluso un domingo, todo eso favorece a que haya más ánimo de salir a la calle a disfrutar... En este sentido, tienen que ser las autoridades las que pregunten y desarrollen un poco más todo el programa que de dedique al Carnaval y que potencie esta fiesta tan bonita”.  

El encuentro comarcal de coplillas en el Torcal

Hace ya algunos años, Antequera vivía el Carnaval de una manera distinta y más participativa. Parte de la culpa de que eso ocurriera era el conocido Encuentro Comarcal de Coplillas que se realizaba en el Teatro Torcal donde participaban un buen número de agrupaciones de toda la Comarca y que hacían del Carnaval de Antequera un atractivo más para poder disfrutarlo.    

Sobre este concurso, el pregonero del Carnaval de 2019, Manuel Rodríguez, ve con buenos ojos que se recuperara esta actividad: “Eso sería magnífico, además es una de las cosas de las que yo disfrutaba... Todo lo que sea recoger elementos que se están perdiendo y que favorecen, animan y sean atractivos y que además sean cosas peculiares que hemos tenido y que lo estamos olvidando, puede crear una afición y animar más y contribuir de manera positiva a la fiesta... Todo lo que sea aportar, hace que el Carnaval tenga más sentado y sea más atractivo para toda la gente que quiere disfrutar de la fiesta, pero se siente reticente”.

“Lo que desde luego no era atractivo, y siempre lo he dicho, es que se diera un pregón y del pregón se celebrara un carrusel y del carrusel al sitio de turno donde se realizaran las actividades... El Carnaval se había convertido de tres días a horas y además con una inversión... Esto pienso que ha cambiado y por lo menos anima dos días. Yo hubiera puesto el domingo dedicado a los niños en un sitio atractivo,  y si el día es soleado mucho mejor... Además, pienso que  el Carnaval es algo que los padres tienen que inculcar a sus hijos desde pequeños”, añade.

El pregonero del Carnaval de Antequera de este año  quiera se despide haciendo una reflexión que le gustaría que toda la gente se aplicase:    “La vida es muy corta... si tenemos esa oportunidad de vivir  y alegrarnos no hay que desaprovecharla. Hay que salir a la calle a reírse que es muy  bonito”. Sin duda una gran filosofía de vida que no solo en Carnaval debería de llevarse a la práctica.