El Comedor Social de Antequera tiene desde principios de agosto un nuevo administrador: Asociación Casas de Asís, que toma el relevo de Emaús, que llevaba casi cinco años atendiéndolo. Hablamos con Ángel Guerrero Clavijo, de ‘Casas de Asís’, que nos cuenta que la pretensión es “ampliar el servicio de atención que se le da a los usuarios que tenemos ahora. Darles formación, hacer cursos de cocina, saberse administrar financieramente con lo poco que dispongan”.
 
Uno de los objetivos principales será el de conectar con la sociedad de Antequera: “Si hemos echado algo en falta en los cinco años anteriores es que la conexión con la sociedad de Antequera no ha sido mucha. Desde primera hora, ya tuvimos la oportunidad de hacer un evento junto a Aventura Solidaria”.
 
Guerrero: “Nos hacen falta 85 euros diarios”
 
'Casas de Asís’ nace con una pretensión clara: “Cerrar cuanto antes, que el comedor no exista, pero mientras haga falta ahí estamos”, explica Guerrero. Los pilares fundamentales del Comedor Social son los voluntarios que de ella forman parte, siendo actualmente diez. Otro de los puntos importantes es la donación de alimentos, atendiendo a más de un centenar de personas.
 
Entre las necesidades más urgentes está la de un vehículo con el que “poder recoger mercancía. Se hace muy necesario”. Igualmente, calculan que para poder hacer atender correctamente a quien lo necesita, “nos hacen falta 85 euros diarios”.
 
Así mismo, “para poder tener ese personal contratado y atender otro tipo de pagos más extraordinarios, lo hemos evaluado en 60 euros diarios”, explica el voluntario. Más información, edición impresa sábado 11 de agosto de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).