Selectividad es un período complicado que todos los jóvenes deben superar para poder acceder a la Universidad. Unas calificaciones del 0 al 14 que marcan el futuro profesional de cada alumno. Una prueba en la que una décima marca la diferencia. 

 

Alba Hinojosa Montenegro, quien cursaría sus estudios de Primaria y Educación Secundaria Obligatoria en el Colegio Nuestra Señora de Loreto y Bachillerato de Artes en el Instituto Pedro Espinosa, ha sido una de las estudiantes que ha obtenido la calificación más alta de la provincia que la ha llevado a obtener el Premio Extraordinario de Bachillerato 2018 con un total de 32,6 puntos de entre 226 participantes.

El requisito principal que deben cumplir los estudiantes que opten a los Premios Extraordinarios de Bachillerato tanto de los centros públicos y concertados como de los centros privados de la Comunidad Autónoma de Andalucía, de las modalidades presencial o a distancia, es haber superado los dos cursos de Bachillerato en cualquiera de las modalidades establecidas por la ley, con una calificación media igual o superior a 8,75 puntos en Bachillerato. Finalmente el premio resultante reside en el pago completo de la primera matrícula de la universidad además de 500 euros en metálico.

“Cuando me enteré fue una sorpresa muy grande tanto para mí como para mis padres, no me lo esperaba. Sentí mucha alegría por que comprobé que todo el trabajo realizado había sido recompensado. Aunque también tuve mucha suerte porque me preguntaron lo que mejor me sabía, pero hasta ese punto no me lo imaginaba”, admite Alba con mucha emoción. 

Ha sido una estudiante ejemplar desde sus comienzos, ya en Primaria sacaba muy buenas notas y cuando llegó al Bachillerato solo le quedó la excelencia. Cursó estos dos últimos años en el Pedro Espinosa y Alba aclara que estudiar no es algo nuevo para ella: “Siempre le he dedicado muchas horas a los estudios. He sacado esta nota por mi esfuerzo y constancia sobre todo en este último curso en el que llegaba del instituto, comía y me ponía a estudiar hasta la noche, en definitiva ha sido un curso intenso y duro, pero que ha hecho que pueda estudiar lo que siempre he querido”.

Ahora tiene claro cual es el siguiente objetivo, quiere ingresar en el Doble Grado de Diseño y Gestión de Moda con Bellas Artes en Madrid, en el campus de Aranjuez, lugar al que se trasladará en los próximos meses. 


Pasión por el arte desde tiempos remotos 

Para esta joven antequerana las clases y los estudios han sido su prioridad, pero no ha dejado de lado otras actividades: “Desde pequeña he estado siempre dibujando y pintando, me encanta el óleo. Además también leo mucho, pero sobre todo pintar a lo que le dedico mucho tiempo.Di clases de pintura con Felipe Sánchez, un pintor de Antequera que tenía su academia sobre todo para gente mayor, aunque yo me apunté en Tercero de la ESO y he estado hasta Segundo de Bachillerato con él”. 

Además confiesa que los idiomas le apasionan y es que con a penas 18 años ya posee el C1 de inglés por Cambridge y su próxima meta es el B1 de Francés.

Un futuro con unos objetivos muy claros

Dado que la moda siempre le ha apasionado, Alba, ve su vida laboral orientada a este mundo y es que ella tiene claro que para dedicarse a la profesión de sus sueños tendrá que dejar España, pero no le importa: “Me gustaría irme al extranjero, no por obligación de no encontrar trabajo aquí, sino por mí misma, porque sé que para dedicarme a lo que yo quiero tengo más posibilidades de hacerlo fuera que aquí en España”.

Finalmente, Alba es consciente que para lograr sus metas más próximas tendrá que seguir en la misma línea de estudio que hasta ahora, pero con confianza en ella lo conseguirá ya que se define como “una persona perfeccionista y trabajadora que cuando quiero algo lucho hasta el final por ello para lograrlo”. Más información, edición impresa sábado 21 de julio de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).