Con un aforo reducido y un enclave único para pasar una buena tarde de teatro, emocionaba ver un lleno hasta los topes en el interior del Dolmen de Menga del Conjunto Arqueológico de Antequera.

 

El milenario Dolmen de Menga acogió este miércoles 20 de junio en su interior la primera representación teatral de la que hay constancia en su historia, un proyecto de la compañía de Teatro Surterráneo titulado ¿Qué será de mi sombra cuando me haya ido? Con el que la compañía malagueña celebró el Día Internacional del Refugiado.

Bajo la dirección de Angélica Gómez, autora del texto, Lucía Alfaro y Rodrigo de la Calva representaron en el monumento antequerano una obra que devolvió al dolmen su primigenia función ritual, en la figura de una vieja chamana que entrega el testigo a un sucesor erigido en protector de la comunidad humana que habitó el área hace seis mil años.

Con una duración de 30 minutos aproximadamente, el público pudo vivir en primera persona y de la manera más cercana todo el desarrollo de la obra. Todo ello en un escenario único que presenta una peculiaridad: si la mayor parte de los dólmenes megalíticos están orientados hacia el sol, en correspondencia con su función de monumentos funerarios, el dolmen de Menga en Antequera presenta una orientación distinta: fue erigido hace unos 6.500 años con la atención puesta en la Peña de los Enamorados, lo que le confiere un carácter especial.

Si no pudo acudir a la cita la función volverá al Dolmen de Menga el próximo 31 de agosto. Surterráneo: 20 años de dedicación al teatro La compañía Surterráneo Teatro nace en 1998, cuando un grupo de estudiantes de la ESAD decide unirse para crear una plataforma que les permita desarrollar sus inquietudes teatrales. Desde entonces son muchos los profesionales del teatro malagueño que han participado en sus proyectos. Más información, edición impresa sábado 23 de junio de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).